lunes, 21 de diciembre de 2009

¡¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!!!!!



Ríe
Perdona
Relájate
Pide ayuda
Haz un favor
Delega tareas
Expresa lo tuyo
Rompe un hábito
Haz una caminata
SAL A CORRER
Pinta un cuadro. Sonríe a tu hijo
Permítete brillar. Mira fotos viejas
Lee un buen libro. Canta en la ducha
Escucha a un amigo. Acepta un cumplido
Ayuda a un anciano. Cumple con tus promesas
TERMINA UN PROYECTO DESEADO
Sé niño otra vez. Escucha la naturaleza
Muestra tu felicidad. Escribe en tu diario
Trátate como un amigo. Ama a los animales
Haz un álbum familiar. Date un baño prolongado
Por hoy no te preocupes. Deja que alguien te ayude
Mira una flor con atención. Pierde un poco de tiempo
Apaga el televisor y habla. Escucha tu música preferida
APRENDE ALGO QUE SIEMPRE DESEASTE
Llama a tus amigos por teléfono. Haz un pequeño cambio en tu vida
Haz una lista de las cosas que haces bien Ve a la biblioteca y escucha el silencio
Cierra los ojos e imagina las olas de la playa. Haz sentir bienvenido a alguien
Dile a las personas amadas cuanto las quieres
Dale un nombre a una estrella
Sabes que no estás solo
Piensa en lo que tienes
Hazte un regalo Planifica un viaje
Respira profundo
CULTIVA EL AMOR


jueves, 3 de diciembre de 2009

LOS HOMBRES YA TIENEN SU TELÉFONO DE IGUALDAD


El Ministerio de Igualdad pone en marcha a partir de mañana viernes 4 de diciembre, el servicio telefónico de orientación de los hombres, el 900 21 00 21, que será gratuito y al que podrán dirigirse quienes quieran resolver cuestiones sobre igualdad, de lunes a viernes de 9.00 a 23.00 horas. "Los hombres contactan con el Ministerio buscando respuestas a cuestiones que les afectan, relacionadas con la igualdad, la custodia, temas de padres e hijos, de sexualidad, de convivencia en las relaciones de parejas, y temas laborales, sobre todo del permiso de paternidad", explicó el Delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente. "El teléfono es parte de las políticas de igualdad que son para hombres y para mujeres", aseguró Lorente ante un auditorio compuesto por representantes de distintas asociaciones de hombres, matizó que el servicio no se dirige "exclusivamente" a los hombres, sino que pueden acceder a él mujeres y profesionales. "Sabemos que el 25 por ciento de las llamadas las realizan profesionales, sobre todo del ámbito sanitario y educativo, y un porcentaje similar suelen hacerlo las mujeres, según la experiencias de otros países".
El teléfono, estará coordinado por ocho profesionales con formación jurídica, psicológica y de trabajo social, dispone de un presupuesto global de 1,2 millones de euros y de una partida anual de 420.000 euros, para resolver "la falta de información y el desconocimiento en esta materia".


Fuentes: Periódico El Mundo, Diario de Castilla- la Mancha y Noticias de Álava

lunes, 23 de noviembre de 2009

MUJERES QUE AMAN DEMASIADO

Amar demasiado se puede convertir en una condena, en una tortura para la mujer. Un síndrome emocional que tiene un trasfondo adictivo.
Las mujeres que aman demasiado son más de las que imaginamos y sorprende descubrir su perfil que se corresponde con el de una mujer inteligente, responsable, capaz, reconocida socialmente, cuidadora de amigos y familiares... pero que vive un auténtico infierno en su pareja que puede llegar al maltrato psicológico y llevan a cuestas un enorme sufrimiento silenciado, y cohabitan con su agresor que puede llevar a una mujer a permanecer voluntariamente en una situación de malos tratos, ya sean psicológicos o físicos”.
Las mujeres con este síndrome repiten el mismo patrón de relación afectiva-destructiva, se quejan de su mala suerte con los hombres y cada relación que inician acaba en fracaso, frustración, insatisfacción, decepción y sufrimiento. Convierten el amor del hombre en la droga de la que son adictas y están dispuestas a cualquier vejación, humillación y maltrato con tal de recibir una migaja de cariño. Lo primero que tiene que saber la mujer es que ese enganche y sufrimiento es una enfermedad, tiene que identificarla y buscar ayuda.

Según la teoría de la terapeuta norteamericana R. Norwood, que fue quien ideó el llamado HYR (Síndrome de las Mujeres que Aman Demasiado en sus siglas en inglés) este síndrome está constituido por un conjunto de ideas, sentimientos y comportamientos que conforman un patrón emocional elaborado en la infancia y que se ha hecho inconsciente. Las mujeres con este patrón emocional sufren una falta de autonomía emocional derivada de su inseguridad y una enorme necesidad de ser amadas. Además es algo que afecta a todo tipo de féminas, sin distinción social, profesional o ideológica. Entre otras cosas, creen que es posible el cambio y que de ellas depende y viven en una continua ansiedad, donde el pan de cada día es el esfuerzo por entender, cambiar o lograr la atención del hombre 'elegido' y "quedan pegadas" a lo que no funciona, ni las hace felices.

Nadie se convierte en una mujer que ama demasiado por casualidad, entre otras características típicas, estas mujeres provienen de un hogar disfuncional que no satisfizo sus necesidades emocionales. Las mujeres que tienen esta clase de características emocionales se ven atraídas una y otra vez hacia hombres que son emocionalmente inaccesibles por una razón u otra y a menudo se enfrentan al dilema del buen sexo en una relación infeliz o imposible, tienen poca consideración por su integridad personal en una relación amorosa.
En Valencia la Asociación Mujeres Anónimas que Aman Demasiado, iniciativa que surgió en Ibiza allá por la década de los ochenta, tras la publicación del libro homónimo de la psicóloga norteamericana Robin Norwood, se caracteriza por defender a ultranza el anonimato de las mujeres que acuden a buscar una salida a su situación y por la gratuidad, ya que no aceptan subvenciones, también se encuentra en Ibiza, cuyos objetivos pretenden alertar a las ciudadanas de la Isla de los peligros que supone querer a otra persona cuando este concepto “significa sufrir”. Una de las principales aspiraciones de este grupo es convertirse en un medio de prevención de la violencia de género, ya que si el patrón emocional de las mujeres con este perfil emocional progresa y se dan las situaciones concretas de violencia. Pueden padecer malos tratos porque sueñan con salvar al hombre que "aman'" y justifican la ira, la crueldad, la indiferencia, la deshonestidad o la adicción de sus parejas como si fuese una "prueba de amor" . Más información en http://www.mujeresqueamandemasiado.wordpress.com/ o en los siguientes teléfonos: 639 349 714 – 608 505 258 .
Detrás de cada obsesión esta el miedo, el miedo de no ser amadas como deseamos, de que nos abandonen, de perder esa vana ilusión de pensar que ese hombre va a solucionarnos nuestros grandes problemas de la vida, que se haga cargo de nuestros miedos. Y al no lograrlo esos mismos miedos y obsesiones se vuelven tan parte de nosotras que el dar amor para recibirlo de la misma manera se convierte en la meta más grande que da sentido a nuestra existencia. Desgraciadamente si esto no da los resultados que esperamos lo único que hacemos es AMAR MAS, AMAR DEMASIADO.
(Fuente: El Mundo y El Levante, Imagen de un cuadro de Roy Lichtenstein.)

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Redes contra la violencia de género

La Asociación "María Zambrano", dentro de las actividades programas con motivo de la celebración el 25 de noviembre del día Internacional Contra la Violencia de Género, ha organizado una mesa redonda bajo el título de "Redes contra la violencia de género", será el 24 de Noviembre, martes, a las 18,30 horas en el Ateneo de Albacete (c/ Feria, 10).
Participan en este evento:
ELOÍSA MARTÍNEZ RODRÍGUEZ. Jefa de la Unidad contra la Violencia sobre la Mujer de la Subdelegacion del Gobierno de Albacete.
SEILA PUÑAL LUCENDO. Delegada provincial en Albacete del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha.
FE SAÍZ LÓEZ. Presidenta de la Asociación María Zambrano de Apoyo a Víctimas de Malos Tratos de Albacete.
MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ HERNÁNDEZ. Creadora y Administradora del Portal Ciudad de Mujeres. com.
Desde aquí os invito a participar un saludo

jueves, 12 de noviembre de 2009

EL INTERIOR DEL MALTRATADOR

"La crueldad es la fuerza de los cobardes" (Proverbio árabe)

Analicemos ahora el otro lado: ¿y el maltratador? Resulta fácil imaginar que no deben de ser personas felices. En algunos casos son diagnosticados de trastornos de personalidad. Pero, diagnosticados o no, suelen ser personas frustradas, amargadas, fracasadas, insatisfechas e inseguras, vacías, con baja autoestima, no saben pactar, escuchar ni llegar a acuerdos, y a menudo emplean el chantaje o la amenaza para lograr lo que pretenden. Justamente por esta característica, su inseguridad, necesitan exprimir el amor de su pareja; no esperan amor, lo exigen, necesitan que sea total y exclusivamente suya, porque ese amor es una de las pocas cosas que les pueden hacer creer que son personas dignas. El hecho de que se vean mal a sí mismos, de sentirse inferiores, explica la necesidad de humillar al otro con el fin de empequeñecerlo al máximo para sentirse superiores.

Los maltratadores desconfían, y por mucho que sus parejas se sacrifiquen, aguanten, perdonen, no se sienten merecedores de su amor. No pueden creer realmente ser queridos, porque en el fondo la imagen que tienen de ellos mismos es deplorable.

Para terminar este cuento indio

Un viejo cacique de una tribu estaba charlando con sus nietos, acerca de la vida. Él les dijo: Una gran pelea está ocurriendo dentro de mi … es entre dos lobos.Uno de los lobos es … el resentimiento, la inferioridad, el miedo, la maldad, la avaricia, la mentira, el egoísmo, la envidia, el rencor, la culpa, el dolor, la ira. El otro lobo, es … la paz, el amor, la bondad, la alegría, la gratitud, la sencillez, la esperanza, la serenidad, la humildad, la compasión, la sinceridad, la misericordia, la generosidad. Y después agregó:“Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro … de todos los seres de la Tierra.”Los niños pensaron por unos instantes y uno de ellos preguntó a su abuelo:- “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?”El viejo cacique respondió simplemente…- “El que alimentes”…

martes, 10 de noviembre de 2009

UNA REALIDAD OCULTA, MALOS TRATOS Y DISCAPACIDAD

Casi a diario escuchamos o leemos noticias sobre discriminación, malos tratos, violencia de género, en suma, ejercida sobre las mujeres, pero poco se nombra la que sufren en silencio miles de mujeres con discapacidad.

Antes de seguir y para ceñirme a la realidad quisiera mostrar mi solidarización con los hombres afectados por discapacidades que también son víctimas de malos tratos, pero que sufren la discriminación de que sus casos de maltratos físicos y psicológicos no sean tan denunciados ni publicados.

Si eres una mujer con discapacidad, puedes tener el doble de riesgo de sufrir malos tratos. Rechazo social a tu minusvalía, oposición social a tu derecho a ser madre, menor cualificación profesional, falta de estudios básicos, abuso físico y sexual. Son actos violentos que vulneran o dañan tus derechos como persona.

TU DISCAPACIDAD TE HACE MÁS VULNERABLE POR:
  1. Ser menos capaz de defenderte físicamente.
  2. Tener mayores dificultades para expresar los malos tratos, debido a problemas de comunicación.
  3. Dificultades de acceso a los puntos de información (barreras arquitectónicas, de comunicación…)
  4. Autoestima más baja y menosprecio a tu propia imagen.
  5. Conflicto entre los papeles tradicionales de estos mismos en la mujer con discapacidad.
  6. Mayor dependencia de la asistencia y cuidados de otros.
  7. Miedo a denunciar el abuso por temor a perder los vínculos afectivos y los cuidados.
  8. Menor credibilidad al denunciar.
  9. Pero sobre todo el PREJUICIO SOCIAL hacia la DISCAPACIDAD

Los tipos de malos tratos añadidos que pueden sufrir las mujeres afectadas por una discapacidad se dividen en :


VIOLENCIA ACTIVA
ABUSO FÍSICO: administración de medicinas sin necesitarlas y decirle por dónde se tiene que mover, cuándo y con quién
ABUSO EMOCIONAL: insultarle, criticarle, ridiculizar su cuerpo o sus capacidades y sobreprotección
ABUSO SEXUAL: violaciones y abusos sexuales

VIOLENCIA PASIVA
ABUSO ECONÓMICO: emplear su discapacidad para la mendicidad y abusar de su dinero y bienes
ABANDONO FÍSICO: descuidar su alimentación, abandono en su atención personal, abandono en su higiene, falta de supervisión, avergonzarse de su discapacidad
ABANDONO EMOCIONAL: no valorar su opinión, avergonzarse de su existencia e ignorarle

Esta invisibilidad ha provocado que toda una generación de mujeres que ahora tienen más de 30 ó 40 años haya crecido sumergida en una serie de condicionantes que ha marcado su existencia, soportando niveles de presión social, familiar e institucional de tal magnitud difícilmente soportables y que serían objeto de denuncia si recayera sobre otro individuo. Las distintas formas y ámbitos en los que padece la discriminación las mujeres con discapacidad.
En cuanto a violencia y abuso, Marita Iglesias, experta en Mujer y Discapacidad de la AIES, en su artículo «Mujeres y discapacidad: la doble discriminación» escribe: “Ser una mujer con discapacidad tiene un significado: experimentar continuas discriminaciones, violaciones de los derechos humanos, exclusión de los entornos de vida, etc. Las violaciones físicas y psicológicas, sufridas y raramente expresadas, fuerzan a esas mujeres a recluirse en ellas mismas no reconociéndose como individuos. Son receptoras de mayor número de abusos que las personas sin discapacidad (en una ratio de dos a cinco veces más) y raramente se denuncia. ¿Por qué?

Estas son algunas de las razones (“Informe sobre Violencia y Mujer con Discapacidad”, Proyecto METIS, Asoc. IES, 1998)

- Variación en la definición del concepto de maltrato.
- Dificultad para reconocer como señales de maltrato circunstancias que se asocian de forma “natural” a la condición de mujer con discapacidad.
- Dificultad para identificar como malos tratos algunas de las situaciones que se definen como abandono físico o maltrato emocional.
- La falta de credibilidad que se otorga a una mujer que tiene problemas de comunicación o mentales.
- Dificultad “moral” de la sociedad en reconocer que una mujer con discapacidad haya podido ser objeto de violencia o abuso.
- Divergencias metodológicas a la hora de analizar las causas y consecuencias de la violencia sobre mujeres con discapacidad.

Todas estas circunstancias van creando seres con un nivel muy bajo de autoestima, sin identidad frente a estereotipos creados para las mujeres y a los que aquellas afectadas por una discapacidad es difícil que puedan ajustarse.

El género es el factor más influye para crear este silencio alrededor de la posición de las mujeres con discapacidad, a la vez que género y discapacidad vienen a convertirse en sinónimo de dependencia, la cual encierra a estas personas en un círculo del que resulta bien difícil salir.
“Ellas, las más discriminadas, tienen que preparar el camino para la consecución de los valores éticos universales que representan la gran oportunidad y el gran cambio de nuestro siglo. Tienen que asegurarse de que la diversidad esencial de la humanidad sea respetada y confirmada.”

Malos tratos y discapacidad, un tema que está saliendo poco a poco a la luz pública pero del que todavía queda mucho trabajo por hacer y mucho que decir e investigar.

Mujeres con o sin discapacidad debemos luchar y trabajar conjuntamente concienciando a toda la sociedad de que nadie está libre de este monstruo atroz que es el de los malos tratos no sólo porque muchas mujeres con discapacidad lo son por el mal trato recibido de sus parejas, sino porque perseguimos los mismos objetivos.


Fuente: documento, LA VIOLENCIA DOMÉSTICA E INSTITUCIONAL HACIA PERSONAS CON ALGÚN TIPO DE DISCAPACIDAD, elaborado por: MAR DALMAU CASELLES y CÈSAR GIMENO i NEBOT.

domingo, 8 de noviembre de 2009

LAS ESTRATEGIAS DEL MANIPULADOR

El manipulador utiliza por lo general dos tácticas principales: aislar a su pareja y menospreciar todo lo que hace, piensa o siente. Normalmente, nuestra autoestima se alimenta de nuestro autoquerer, de cómo nos va en el trabajo, de nuestras aficiones, gustos, nuestras ilusiones y logros ... Sin embargo, si el maltratador logra aislar a su pareja, su autoestima sólo se puede sostener sobre él, y teniendo en cuenta que todos sus actos consisten en humillarla, es lógico que la persona maltratada acabe con la autoestima muy deteriorada y por los suelos. Lo más triste es que, al sentirse tan inútil e insignificante, termine por creer que se merece esos malos tratos. Del sentimiento de inutilidad nace la dependencia hacia el maltratador. Así, la persona maltratada queda atrapada dentro de un horror un laberinto un círculo vicioso del que se siente incapaz de salir. Su gran dependencia junto con una autoestima gastada, convierte la liberación en algo muy difícil.

En general, para disfrutar de una vida sana psicológicamente es indispensable cuidar diferentes aspectos que nos enriquezcan: las relaciones con nuestros amigos y familia, nuestras aficiones, nuestro trabajo... En el caso de las mujeres maltratadas, enriquecerse de todos estos aspectos es más crucial porque éstos constituirán el único lazo con la vida que podrá mantener independientemente del manipulador y la única vía que podrá permitir que el agresor termine por dominarla totalmente.

Pero no todos los casos son iguales, a veces la técnica de aislamiento no funciona o no logra incomunicar a su pareja. Incluso en estas ocasiones podemos encontrar mujeres que, a pesar de tener una vida rica, siguen con el maltratador. Es probable que no se dé cuenta de la situación en la que se encuentra por cómo racionaliza la actitud y los actos de su pareja. Siempre proyectamos en los otros parte de nosotros mismos; por eso, si queremos a nuestra pareja, podemos interpretar que su comportamiento es por auténtico amor. El amor es ciego precisamente por eso, porque no vemos al otro, sino lo que proyectamos sobre él. Debido a esas racionalizaciones, la persona puede aguantar muchas cosas y los que la rodean pueden no darse cuenta de nada.

Nuestros valores están empapados de la idea de amor romántico: lo bueno es dar todo por la persona que amamos, sacrificarnos por ella, perdonarlo todo, ponernos en segundo plano. Estos valores anclados en nuestro inconsciente, son también culpables de lo que podemos llegar a aguantar.

El maltratador posee una tercera arma poderosa: la doble cara. Una para con los demás y otra para su pareja. Con otras personas puede ser educado, amable, simpático..., esto hace imposible intuir el trato hacia su pareja. La doble cara la puede mostrar incluso dentro de la propia pareja: a veces, después de una gran humillación, se puede llegar a derretir en llantos suplicando el perdón. ¿Se trata de lobos disfrazados de corderos? O, en realidad ¿ Son corderos disfrazados de lobos? Las emociones suelen ser ambivalentes, y, por tanto, su comportamiento puede ser tan sincero cundo atacan como cuando piden perdón. Estos periodos de arrepentimiento también facilitan que las agredidas sigan pensando que hay esperanza en su relación. Es usual que sientan pena por su pareja e intenten ayudarla con el anhelo de que se recuperen y vuelvan a ser felices.
(Fuente : El País semanal)

jueves, 5 de noviembre de 2009

INICIATIVA MALTRATO ZERO



Una iniciativa que anima a todos los jóvenes y no tan jóvenes de 22 países latinoamericanos y España a unirse y expresarse abiertamente su total rechazo a cualquier tipo de violencia. El reto es convertir el movimiento en una plataforma movilizadora que nos unirá a todos en un único objetivo: parar el maltrato.
Cualquier persona puede unirse a esta iniciativa desde su país de origen a través de la página web, es necesario rellenar un formulario y subir una foto, una vez validada la foto se remite el cartel de la campaña con su foto y el lema publicitario que corresponda según si se es mujer u hombre, de la misma al pie. Yo ya lo he hecho y tú ¿Te unes?.

miércoles, 14 de octubre de 2009

AGRESOR VS. VÍCTIMA II


CÓMO ACTÚA EL AGRESOR EN EL MALTRATO PSÍQUICO Y CÓMO REACCIONA LA VÍCTIMA.

Fase : DEMOSTRAR QUE ELLA ES INFERIOR Y ÉL SUPERIOR "Cenicienta y Superman" ("Invadir el territorio enemigo solapadamente")


¿Qué pretende conseguir el agresor?

Ahora el agresor intentará por todos los medios demostrar que la percepción que ella tiene de la realidad es falsa. Niega su versión y redefine la realidad de ella, mostrándola como un ser inferior, carente de cualidades.

Conductas del agresor

La contrarresta sistemáticamente, compite con ella cuando tiene una opinión propia, niega las emociones y experiencias de ella: "No te puede gustar eso" y afirma categóricamente: "Tu problema es que no tienes sentido de humor". Empiezan las críticas destructivas, critica todo lo que hace cómo cocina, cómo cuida a sus hijos, como viste, su aspecto, etc, son críticas desequilibrantes puesto que no responden a ningún patrón lógico para la víctima. Rebaja sus logros con desdén:"¿A quién quieres impresionar?" y la descalifica y desacredita delante de otros saboteando sus conversaciones , distrayendo o burlándose de ella.
Respuesta de la víctima

Ya no se atreve a hablar, está acobardada se siente insegura de sus pensamientos y sus sentimientos, y cree que lo que va mal es ella. Intenta cambiar desconectando de los sentimientos de rabia contra él pues la hacen sentir culpable de traición, su autoestima está por los suelos. Se siente incompetente en todo lo que hace, nunca consigue la aprobación de él y no la valora en nada. Vive en constante tensión y miedo, teme que vengan otras personas porque eso va a ser motivo de descalificaciones y peleas, haga lo que haga.

Fase: IMPEDIR QUE LA VÍCTIMA RECIBA INFORMACIÓN O AYUDA DEL EXTERIOR ("Cercar al enemigo")

¿Qué pretende conseguir el agresor?

Le hace perder las amistades, descalificándolas, maldiciendo sobre ellas, lo mismo hace con su familia, cada vez la víctima comienza a visitar menos a sus familiares o éstos van menos a visitarla, en algunas ocasiones incluso provoca que pierda el empleo para poder tener un control total sobre ella. Controla todo el dinero de la casa, si ya no trabaja le dará lo justo para vivir él es el que distribuye el dinero y decide en qué se gasta y en qué no. Controla el cuerpo de la mujer, su forma de vestir, sus salidas, cuando tener relaciones sexuales, nada se consensúa todo se hace cuando él quiere o le de la gana.

Conductas del agresor

Llegado este momento ya le ha ido descalificando sistemáticamente a todos sus amigos. Se ha mostrado celoso por cualquier amigo de ella. Le ha montado broncas cada vez que ella ha salido con alguien, poco a poco y con palabrería barata va convenciéndola para que deje de trabajar para crear así una dependencia total de él, empobreciéndola más económica y socialmente o también se puede dar que la convezca para que trabaje más o busque mejores empleos no para su realización personal sino para disponer de más dinero que por supuesto controlará él y poder aparentar más. Le critica a sus padres y hermanos hasta conseguir que deje de verlos, no obstante cuando se reúne con ellos se muestra encantador y falsamente amable con la mujer.
Respuesta de la víctima

Ella se siente tan mal consigo misma que tampoco tiene ganas de que la vean así por lo que va aceptando el aislamiento. La imagen pública amable de él niega sus vivencias somatizaciones, depresiones, fobias, han hecho que ella acepte las recomendaciones de él. Se siente sola incomprendida y no espera encontrar ayuda y consuelo en su familia porque él los ha cautivad, le dirían que una mujer tiene que aguantar. Vive míseramente, se siente mal con su cuerpo, lo esconde y en la calle está atemorizada.

Fase: "DESTRUIR A LA VÍCTIMA" (La crueldad verbal aquí es extrema, se busca "destruir al enemigo")
¿Qué pretende conseguir el agresor?

Su propósito es muy claro quiere destruir a la mujer y completa inmunidad

Conductas del agresor

Desaparecen las sutilezas y ahora la insulta cruelmente y delante de los hijos, el agresor sigue negando el abuso verbal: "Yo nunca he dicho eso" y la culpa de su ira de su cólera es de ella "Te estás volviendo loca". Ella termina siendo su esclava, un robot que ejecuta órdenes

Respuesta de la víctima

Siente que ha perdido todo respeto, el de sus, hijos, el de su pareja y el suyo propio , se da cuenta de la crueldad de él y se siente muy culpable y avergonzada, opta por someterse y anticiparse a sus deseos para evitar cualquier ataque.

FUENTE: Revista de comunicación interactiva. Mujer y Salud. Dossier nº 6.

Todos estos son una serie de comportamientos deliberados del agresor destinados a destruir a la víctima. Vencer a este tipo de personajes, es prácticamente imposible. En todo caso la víctima debe analizar el problema "fríamente", dejando de lado la cuestión de culpabilidad. Para ello debe abandonar su ideal de tolerancia absoluta y reconocer que alguien a quien ama presenta un trastorno de personalidad que resulta peligroso para ella y que debe protegerse.
Una de las reglas esenciales que debemos cumplir cuando nos acosa un perverso moral, es dejar de justificarnos. Todas las cosas que hagamos o digamos se pueden volver en contra nuestra.
El perverso, tratará siempre de culpabilizarnos todavía más...

martes, 13 de octubre de 2009

AGRESOR VS. VÍCTIMA I

Para la psiquiatra y terapeuta francesa Marie-France Hirigoyen, existe la
posibilidad de destruir a alguien sólo con palabras, miradas, mentiras,
humillaciones o insinuaciones, un proceso de maltrato psicológico en el que un individuo puede conseguir hacer pedazos a otro en un proceso acción agresor, reacción víctima.

CÓMO ACTÚA EL AGRESOR EN EL MALTRATO PSÍQUICO Y CÓMO REACCIONA LA VÍCTIMA.

Fase: IMPEDIR LA COMUNICACIÓN PARA MANTENER EL MITO DE SUPERIORIDAD Y EL CONTROL ("Desinformar al enemigo")

¿Qué pretende conseguir el agresor?
No quiere ni le interesa ver el mundo de la mujer para mantenerla en un nivel inferior , tampoco muestra su propio mundo para mantenerse en un nivel superior. Niega la igualdad de decisión para no sentirse débil y evita la responsabilidad de sus actos para preservar su imagen ideal.
Al aumentar los intentos de ella para comunicarse, él aumenta la intensidad del "sabotaje", se siente acosado, vive como un peligro el "avance de ella", está decidido a negarle el poder, ha de "pararle los pies", ella se está permitiendo cuestionarle.

Conductas del agresor
Ignora lo que ella le dice, padece una especie de "Sordera selectiva" de lo que ella dice y un raro "Olvido selectivo" de lo que ha dicho él. Muestra una Adicción a sus pasiones y aficiones como el fútbol, Internet..., etc. cuando ella lo reclama. Comienza a cerrarse en banda y revela lo menos posible de sí mismo, mintiendo sin ningún reparo sobre él mismo, se niega a discutir lo que no le conviene, no se define cuando ella insiste en sus preguntas, cambiando de tema a su antojo, siempre utilizando un lenguaje confuso insinuando las cosas, niega el conflicto "No se de qué hablas", minimiza la comunicación acusándola de exagerada . No hace planes con ella, no se compromete ni se responsabiliza de la casa. La culpa de buscar pelea: "No quiero discutir" "Ya me estás atacando", "Tienes que aceptarme como soy". Estomáticamente el problema está en ella por su insensibilidad y sacar las cosas de quicio.

Respuesta de la víctima
Insiste en la comunicación, cree que él no la ha oído, piensa que es un despistado y que sus aficiones lo absorben, lo justifica pensando que es introvertido, pero en el fondo ella se sienta irritada, confusa, sola y poco apoyada. Piensa que no se explica lo suficiente e insiste intentando romper la barrera de incomunicación que él ya ha creado, cree que todo ha sido un malentendido y que si se comunica mejor, él la va a entender.
Siente que ALGO VA MAL, pero no sabe qué es, cada vez está más desorientada y triste, piensa que ella es una exagerada, descubre que él no es así con sus amigos, con su familia o compañeros de trabajo, ésto aumenta la confusión, cree que él es un "superhombre" y que debe tener razón en lo que dice, su conclusión "Tengo que cambiar de actitud". (...)


martes, 6 de octubre de 2009

Seducida por un narcisista, maltratada por un perverso

Una vez casi desintoxicada de mi ex, con la cabeza serena recuperada la cordura, comienzo a buscar información sobre los malos tratos, en particular sobre el psicológico, cuál es mi sorpresa que viendo diferentes perfiles uno me llama poderosamente la atención El Narcisita Perverso, sólo escribirlo ya da repelus, pues bien me doy cuenta que he estado casi 10 años en su tela de araña perfectamente tejida para mí. Un asesinato psicológico bien pensado, premeditado y con la intención de destruir. Siente placer en saber que su pareja, en este caso es NADIE sólo una cosa más para usar. Una constante particular no hay rastro, no hay sangre ni cadáver. El muerto esta vivo y no hay nada que lo pueda incriminar. Todo es NORMAL.

Otto Kernberg (1975) describe la persona del “perverso narcisista” como alguien muy centralizada en sí misma, con falta de empatía hacia los demás, es insensible y no sabe disfrutar de la vida. Muy envidioso y le falta profundidad emocional. No puede experimentar auténticos sentimientos de tristeza o duelo, frente al abandono, reacciona con una aparente depresión, la realidad es que siente mucho resentimiento cargado de venganza y nunca una verdadera tristeza por la persona a la que ha perdido. Su existencia está basada en “absorber” al otro ya que son estructuras vacías, por eso buscan parejas alegres, inteligentes, creativas, que aman a la vida, con fuertes valores y gran carácter. Cuando la víctima ya está “absorbida”, buscan otra y se presentan como víctimas que han sido abandonados y nunca comprendidos. Es insensible y no tiene escrúpulos éticos ni morales. No sufre, incapaz de amar, siempre está dispuesto a destruir momentos de felicidad de los que podría disfrutar con su familia, con su pareja o con sus amigos.

Cuando la víctima se da cuenta de la situación en la que se encuentra, tiende a reaccionar de dos maneras: o se somete o se separa. Si decide lo segundo, puede esperar más agresión, chantaje y presión en lo económico y siniestra manipulación con todo lo que esté a su alcance. Para la víctima, olvidar el pasado no es fácil pero tampoco imposible. La manera de poder salir de esta situación es que primero deje de lado toda la culpa que le ha sido asignada por el agresor, reconozca que la persona a la que amó tiene un trastorno de personalidad que le ha hecho mucho daño, que debe protegerse a diestra y siniestra, que no debe entrar más en el juego perverso ni creer que él va a cambiar, ni justificarse más. Es importante recibir apoyo terapéutico porque no es fácil superar tanto tiempo de sufrimiento. Rodearse de amigos, de actividades gratificantes y predisponerse para conocer nuevas personas que aumenten su autoestima y el sentimiento de que puede amar de nuevo, recuperar la alegría de vivir...

lunes, 21 de septiembre de 2009

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves (V)

Había perdido demasiadas cosas por el camino, mi determinación, mi autoestima, mantenía una lucha interna entre mi esencia mi forma de ser y lo que él me decía que debía ser, ya casi no me arreglaba parecía un alma en pena y eso fue peor, aparecieron comentarios como: “Has cambiado ya no eres la chica alegre de antes”, “siempre estás enfadada, no se te puede decir nada, con malas caras” "donde vas con esa pinta, no te puedes cambiar"... y yo aguantando, aguantando, empecé a caer en una espiral cada vez más profunda más negra, lloraba por cualquier cosa, no tenía ganas de nada, a penas dormía y me sentía muy sola, me había convertido en una zombie, para colmo en mi trabajo pedí una reducción de jornada para terminar de una vez la carrera y cuando volvía solicitar la jornada completa me dijeron que no, él no compartía nada, se preparó unas oposiciones y durante dos años permití que no hiciera nada que se dedicara a estudiar por supuesto que se las sacó, pero a mí de poco me sirvió porque seguía controlando el dinero cada uno aportaba una parte yo casi la mitad de mi sueldo pero como era pequeño casi no me quedaba nada y él disfrutaba de caprichos su sueldo era mucho mayor, presumía de su situación como si yo estuviera al margen, empezó a echarme en cara el tema económico, que si no tenía aspiraciones que si nunca saldríamos de ese casucho, (pues odiaba vivir en una “vivienda social” como él la llamaba rodeado de gentuza refiriéndose a los vecinos, en su mayoría currantes, con estudios básicos), que no pensaba en el futuro, en dar una vida mejor a nuestros futuros hijos. Yo le decía que sus planteamientos eran muy estereotipados que era cuadriculado, que lo material no da la felicidad, que lo más importante para unos hijos es el cariño, la atención y poder estar con sus padres, no rodeados de un montón de cosas llenos de soledad, pero daba igual lo que dijera hacía tiempo que dejó de escucharme.

Un día ordenando los cajones de nuestro armario, descubrí una caja de prozac, le pregunté que por qué tomaba antidepresivos y cómo no me lo había comentado, me dijo que no era grave que no estaba deprimido se los habían recetado porque se sentía un poco desganado, sin fuerzas, bueno lo dejé estar pero sabía que no era verdad, la verdad era que no se los recetó nadie cuando trabajaba de celador robo un paquete de recetas previamente selladas y se las hacía él, también descubrí que se había automedicado desde que le conocí, con ansiolíticos tipo diacepan, tomaba todo tipo de pastillas para cada cosa, para la caída del pelo, para el cansancio…, pero ya me daba todo igual. Más a delante cuando fue funcionario y por la mutua le recetaron otro antidepresivo que se llama Cipralex y se prescribe también para la fobia social, un día vi en el ordenador una página de internet sobre fobia social que H consultaba y había hecho un test, le preguntaba por eso y nada, que lo hacía por curiosidad, entonces empecé a buscar información sobre todo los antidepresivos y la fobia social, me di cuenta que H compartía muchas característica de un fóbico social, intenté hablar con él pero fue inútil, cada vez era más hermético pasábamos días sin hablarnos, luego resultaron semanas, pasábamos de las discusiones y las broncas a esos grandes silencios.

Por casualidad dejó su correo abierto y vi varios mensajes de páginas que sobre mujeres rusas que buscan hombres españoles y viceversa, también descubrí que se carteaba con una inglesa o americana, no lo se exactamente y aunque él no sabe inglés utilizaba un traductor para ello, otra vez le pregunto y me dice que no es nada que sólo es por curiosidad, lo dejé estar, hasta que descubrí algo que me indignó tanto que se me abrieron los ojos de una. Fueron dos páginas: ( http://www.putalocura.com/ y lumilandia.net) en las que se había inscrito en sus correspondientes foros, en estas páginas los foreros se pasaban información sobre prostitutas que trabajan en la calle, en carreteras de todo el país, se inscribió con el Nick de "Dr. molo" cuando leí todos sus mensajes algunos inventados pero aún así, casi me muero, (no puedo contar lo que ponían porque todavía me afecta mucho, no sé si todavía sigue en ese foro pero tampoco me importa, yo había sido una estúpida y ese hombre era un H.P. auténtico, le daba igual todo, para él las mujeres somos entretenimientos, juguetes..., sólo pensaba en él, en conseguir lo que quería sin importarle nada ni nadie, no tenía escrúpulos y ya me lo había terminado de demostrar.
Entonces empecé a recordar pequeños comentarios, que poco a poco empezaron a encajar.

Él nunca me ha pegado, ni me ha gritado, si me ha humillado, ninguneado, marginado, despreciado y despojado de mi dignidad, su arma de destrucción masiva fue el silencio, la indiferencia, se metía en su mundo y pasaba del resto, sólo ha habido una cosa con la que no ha podido, con mi orgullo. Eso y dos amigas psicólogas compañeras de trabajo fue lo que me ayudaron a poner fin a esta historia.

El elefante encadenado


Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enrome bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir. El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta. Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía... Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...

Jorge Bucay

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves (IV)

Volvimos a echar la solicitud para unas viviendas de protección oficial que se iban a construir en una zona más o menos céntrica, lo hicimos como futuro matrimonio y esa vez sí salió nuestro número. Empezó otro calvario.

A todo esto llevábamos casi 3 años juntos y todavía no conocía a sus padres ni había ido a su casa, yo le preguntaba y me respondía que eran muchos de familia (él es el 6º de 7 hermanos 5 chicos y dos chicas), que si su familia no es de muchas tradiciones…, todo mentira la razón era que se sentía avergonzado de mí y no tardó en demostrarlo aunque me lo negara: “Todo ocurrió cuando su hermana casi dos años mayor que él tenía que ir a Toledo a examinarse de las oposiciones no quería conducir ni ir unos días antes, así que él se ofreció a llevarla y me dijo que si les acompañaba, le dije que sí y la tarde anterior, antes de dejarme en casa empieza a dar vueltas con el coche y le pregunto:_ ¿Qué haces? ¿Por qué tanta vuelta? Y me responde:_ estoy viendo donde te puedo recoger mañana porque no voy a venir a tu calle con mi hermana, para recogerte, no quiero que sepa donde vives, me cayó como una jarra de agua fría más que fría congelada, no sabía qué decir me había pasado tantas veces pero con personas desconocidas de las que me daba igual lo que pensaran, contra ellas sí tenía armas pero contra él ninguna, te preguntas cómo la persona que dice que te quiere o que quiere vivir contigo, compartir su vida puede darte esa puñalada trapera, estaba ya tan cansada, había asumido que tenía razón que fui yo la que le dije donde podía recogerme, en vez de mandarlo a tomar viento o simplemente decir que no, pero no pude, no supe, no se…

Después de la felicidad de conseguir la casa, empieza el martirio de la cuestión económica, ninguno de los dos teníamos trabajo fijo, aunque él suyo era más estable que el mío puesto que estaba en una buena posición en una bolsa de la administración y no dejaban de ofrecerle contratos. Primer dardo: “_Loly, tu contrato se termina y no sabes si conseguirás otro trabajo, en mi casa me han dicho que a mí me avalan pero claro a ti no; _ Normal no me conocen de nada pero no te preocupes que mi familia no es así, porque con tal de no perder la oportunidad de tener una casa nos avalarían a los dos”. Fin de la conversación

Conseguimos el préstamo hipotecario sin necesidad de que nos avalaran, así pasó el tiempo esperando que terminaran la obra y haciendo planes para cuando nos dieran las llaves.

Las alegría que tenía un día por tener una casa se disipaban al siguiente por algún comentario suyo, era una situación angustiosa un no disfrutar de las cosas, yo no paraba, había encontrado un nuevo trabajo, estudiaba e iba sacando mis asignaturas y parecía que no hacía nada, ningún esfuerzo lo era para él, nunca estaba satisfecho, me atormentaba con sus exigencias, sus excentricidades…

Con más pena que gloria nos vamos a vivir junto, el primer año un infierno, parece mentira lo que se supone que debe ser como una luna de mil pues no un puñetero infierno, todo lo que hacía me lo criticaba de forma destructiva, hiriente, nada hacía bien (excepto cocinar), todo el peso de las tareas de la casa me tocó a mí, no daba un palo al agua, yo trabajaba, estudiaba y llevaba mi casa, terminaba agotada, sin ganas de verme y para colmo tenía que aguantar sus paranoias. No podía hablar con él, porque no me escuchaba, me sentía hablando con una pared él tenía sus planteamientos y a los míos no les daba ningún valor, me desacreditaba, ya no tenía casi vida social la había pospuesto por él, mis amigas seguían llamándome pero también se cansaron de tanta negativa, aunque siempre han estado ahí. Me espiaba el móvil y en una ocasión contestó a un mensaje que me mandó un compañero de trabajo con el que me llevaba muy bien, pensaba que quería liarse conmigo pero él no sabía que era gay, fue muy grosero porque me enseñó el mensaje, me puse echa una fiera le dije que cómo se atrevía hacer algo así qué quién se pensaba que era, al final ni una disculpa, hacía tiempo que no se disculpaba, que no era cariñoso conmigo, que no íbamos cogidos de la mano por la calle, fue ir a vivir con él y ya no supe qué era tomar unas copas en un bar ya no salíamos, si lo hacíamos era a pasar el día fuera, al campo, algún pueblo pero nada más.

No podía traer amigas a casa y si lo hacía él o no estaba o ni se dignaba a saludarlas se iba a la habitación de estudio con el ordenador hasta que se iban, sin embargo su amigo de Madrid sí disfrutaba de mi casa de mis comidas de mi hospitalidad, porque yo no puedo tratar mal a una persona por poco que la conozca si no me ha hecho nada.

sábado, 8 de agosto de 2009

Los efectos sobre las víctimas


La situación de violencia tiene efectos profundamente negativos sobre las mujeres que la sufren. Dado que se trata de un problema sistémico, que puede afectar a cualquier mujer en cualquier situación, no es posible identificar un perfil concreto de mujer víctima de violencia. Sin embargo, se pueden apuntar algunas características a tener en cuenta respecto a las víctimas de violencia de género.
  1. Han interiorizado su sumisión y, en consecuencia, adoptan un papel de inferioridad, tanto física como psicológica, respecto a su maltratador.
  2. Se responsabilizan a sí mismas de lo que ocurre, dado que no encuentran explicación a su situación, restando importancia y ocultando la gravedad de la misma.
  3. Como mecanismo de defensa, empatizan con el agresor, se identifican con él y le justifican, defienden y protegen.
  4. Se encuentran en una situación de aislamiento, emocional y físico y su único ámbito de actuación se reduce al hogar. Evitan la defensa puesto que se creen incapaces para resolver la situación, lo que lleva a un aumento de la ansiedad y de la depresión, y a una pérdida de autoestima.
  5. Delegan el control de su vida en su pareja. Tienen una fuerte dependencia emocional de su pareja-agresor, que se agrava cuando existe además una dependencia económica.
  6. Deterioro progresivo de la autoestima, dudas e indecisiones por bloqueo emocional.
  7. Desmotivación, ausencia de esperanzas.
  8. Carencia de poder real para solucionar el problema (impotencia/indecisión)
  9. Crisis de identidad, depresión, desorientación...

domingo, 19 de julio de 2009

El chanteje emocional, la antesala del maltrato psicológico


El chantaje emocional no es un abuso violento ni escandaloso, se produce de forma sutil, tenue casi invisible, pero el precio que pagamos cuando caemos en sus fauces es enorme. Los comentarios y actitudes del chantajista nos hacen sentirnos desequilibrados, avergonzados y culpables. Todo un círculo vicioso que nos sume en un mar de contradicciones por un lado sabemos que tenemos que cambiar la situación, nos proponemos que lo haremos y sin embargo caemos una y otra vez, burlados y manipulados. Comenzamos a dudar de nuestra capacidad de mantener las promesas que nos hacemos y perdemos la confianza en nuestra eficiencia. Cada vez nos rendimos un poco más al chantaje emocional, perdemos contacto con nuestra propia integridad, nuestra brújula interior que nos ayuda a determinar ¿Cuáles deberían ser nuestros valores y nuestra conducta? Cuando convivimos con él, nos carcome y se extiende hasta dañar lo más hondo de nuestra relaciones más importantes y nuestra propia autoestima.

El chantaje emocional es una de las prácticas psicológicas más utilizadas, pero no por ello es legítima. Como estrategia para manejar el comportamiento de los demás, de forma inconsciente o voluntaria, consiste en la presión hacia a otras personas, que son víctimas del chantaje emocional, para que actúen, digan o piensen de una determinada manera, aunque vaya en contra de sus principios.

Esta presión, no es sólo patrimonio de la pareja; en cualquier relación de tipo personal se puede ser tanto víctima como verdugo. De hecho, es un recurso muy utilizado entre padres e hijos. ¿Es que ya no me quieres? o Con todo lo que he hecho por ti, son alguna de las frases más utilizadas por aquellos que lo practican.



EL CHANTAJISTA

Son personas que saben cuánto se valora la relación con ellos y conocen los puntos débiles y los aspectos vulnerables de quienes les rodean. Esconden debilidad e inseguridad ante el criterio y la libertad de actuación de sus seres queridos. Tal inseguridad y necesidad de atención les hace mostrarse como víctimas cuando su prójimo no actúa según su capricho o antojo. Para conseguir que se acaten sus deseos, han aprendido a provocar la culpa.


Susan Forward, en su libro Chantaje emocional, distingue diferentes tipos de comportamientos de la persona que realiza chantaje emocional:

El castigador, dice exactamente lo que quiere y las consecuencias a las que a las que tendrá que atenerse si no se cede a sus deseos.
El autocastigador se dañará, a sí mismo, si no se hace lo que él quiere pero, claro, antes avisa.
La víctima “obliga” a adivinar sus deseos para, luego, dejar claro que es nuestra responsabilidad el asegurar que lo obtenga.
El provocador ofrece promesas maravillosas siempre que se acate su voluntad.


EL CLUB DE LOS 6; SÍNTOMAS DEL CHANTAJE EMOCIONAL
  1. Exsigencia
  2. Resistencia
  3. Presión
  4. Amenazas
  5. Obediencia
  6. Reiteración

Su mejor arma para conseguir lo que quiere es el MIEDO. El chantajista emocional construye su estrategia consciente e inconscientemente en base a la información que le suministramos sobre lo que nos causa miedo. Observa de qué cosas huimos, qué nos pone de los nervios, cómo respondemos físicamente ante nuestros sentimientos. No se trata de que tomen nota para luego utilizarla contra nosotros; todos absorbemos este tipo de conocimientos sobre las personas que nos rodean. El miedo transforma también al chantajista, de no obtener lo que desea se vuelve tan intenso que centra toda su atención en el resultado deseado, lo cual imposibilita percibir cómo nos afecta su forma de actuar.

Todos los chantajista focalizan su atención casi por completo en sus propias necesidades y la forma en que sus presiones son afectan no les importan nada.

LO QUE NOS HACE VULNERABLES AL CHANTAJE EMOCIONAL
  • Una excesiva necesidad de aprobación
  • Un profundo miedo al enojo y a la ira de quienes nos rodean
  • Una gran necesidad de paz, sea cual sea su precio
  • Una tendencia a asumir demasiada responsabilidad por la vida de los demás
  • Un alto nivel de inseguridad con respecto a nuestro valor y capacidad

Debemos tener presente que: SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, EL CHANTAJISTA SE VUELVE TOTALMENTE IMPOTENTE

miércoles, 15 de julio de 2009

Mi novio me espia

"Es una historia un tanto extraña y difícil de explicar, pero es q necesitaba contárselo a alguien y si se lo explico a mis amigas, puede q no vuelvan a hablar a mi novio.Mi novio empezó a desconfiar de mi, pensando q yo podía estar teniendo una aventura con un ex rollillo mio, así q para saber si eso era cierto o no, instaló un programa en mi ordenador para guardar mis conversaciones de messenger, leyó todos los sms de mi móvil cuando yo m metía en la ducha, abrió una cuenta vía internet para poder ver mi facturacion de móvil y así saber a quien llamaba, cuando y el tiempo que hablaba, leyó un diario q escribo para desahogarme...así q sabe todo lo q he hablado con mis contactos en 1 mes, las cosas sobre el q les contaba a mis amigas, bromas q tenia con mis amigos etc...y aun así, dice q lo hizo xq tenia motivos para ello. Discutimos muy fuerte, y el aun sigue creyendo q quedé con ese chico aunque no sea cierto. Hemos arreglado las cosas xq le quiero mucho como para dejarle, me prometió que no volvería a mirar nada mas, y al día siguiente volvió a hacerlo, pero volvimos a hacer las paces, pero tengo una duda dentro de mi q no m deja confiar en el, y q me hace estar angustiada a todas horas, sabe todas mis cosas intimas, y m siento espiada ¿q puedo hacer? por favor aconsejenme."

"Hola chicas,Me he encontrado un sitio muy interesante www.neo-call.es y me he comprado un programa que se lo he puesto a mi novio en el móvil. Para enterarme de que hace, porque llevo mucho tiempo sospechando que está haciendo doble vida. Si alguna ha tenido alguna esperiencia igual que me aconseje.Un saludo. "


Estos son pequeños ejemplos de tantos que circulan en los foros sobre la práctica más que común y a veces consentida de espiar a nuestra pareja, novia, mujer, esposo,...., en ocasiones tanto los que espían como las personas espiadas no son conscientes de que están violando uno de los derechos fundamentales del ser humano, el derecho a la intimidad, por muy novio o novia, esposo o esposa que sea, es asombroso lo normalizada y generalizada que está esta práctica , tanto que cualquiera puede dudar si es denunciable o no; pues sí es denunciable y está penado, nuestra normativa dice al respecto:


"Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.
TÍTULO X.DELITOS CONTRA LA INTIMIDAD, EL DERECHO A LA PROPIA IMAGEN Y LA INVIOLABILIDAD DEL DOMICILIO.
CAPÍTULO I.DEL DESCUBRIMIENTO Y REVELACIÓN DE SECRETOS.


  1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.
  2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.
  3. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores.
    Será castigado con las penas de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses, el que, con conocimiento de su origen ilícito y sin haber tomado parte en su descubrimiento, realizare la conducta descrita en el párrafo anterior. [...]

Artículo 201.

Para proceder por los delitos previstos en este Capítulo será necesaria denuncia de la persona agraviada o de su representante legal. Cuando aquélla sea menor de edad, incapaz o una persona desvalida, también podrá denunciar el Ministerio Fiscal.

No será precisa la denuncia exigida en el apartado anterior para proceder por los hechos descritos en el artículo 198 de este Código, ni cuando la comisión del delito afecte a los intereses generales o a una pluralidad de personas.

El perdón del ofendido o de su representante legal, en su caso, extingue la acción penal o la pena impuesta, sin perjuicio de lo dispuesto en el segundo párrafo del número 4. del artículo 130."

Este tipo de acciones movidas por la desconfianza los celos, cuando superan una dosis razonable, destruyen la pareja. El estado de vigilancia es continuo, llevándole a espiar a su pareja la correspondencia, llamadas... con el fin de asegurar la fidelidad o encontrar pruebas que demuestren una posible aventura.

La amenaza constante, sentir que se está observando cada comportamiento, hará tarde o temprano que la pareja cambie su forma de comportarse, que se destruya la posibilidad de diálogo y finalmente, el miedo a perder al otro, acaba llevando la relación a su fin. Sería la profecía autocumplida.







viernes, 10 de julio de 2009

Conceptos legales prácticos

En el maltrato psicológico son comunes las amenazas, la violación de la intimidad, de la libertad, la coacción, las injurias..., conceptos legales que a las personas de a pie se nos escapan y en numerosas ocasiones no denunciamos. El objetivo de esta guía es informar sobre el significado de todos estos conceptos y las penas que llevan consigo.
Las amenazas
Comete un delito de amenazas la persona que anuncia o advierte a otra que le va a causar a él, a su familia o alguien vinculado con él, un daño que pueda ser constitutivo de los delitos de homicidio, lesiones, aborto, torturas, contra la libertad, la integridad moral, la libertad sexual, la intimidad, el honor, el patrimonio... etc. intimidando al amenazado y privándole de su propia tranquilidad y seguridad.
La pena
El delito de amenazas está sancionado con prisión de 1 a 5 años, si la producción del daño en que consiste la amenaza se condiciona (por ejemplo, exigiendo una cantidad de dinero para evitar el perjuicio), o de 2 a 6 años de prisión si no se impone ninguna condición. Las penas se graduarán en función de las circunstancias que rodeen a la comisión del delito y así se agravarán si se realizan por teléfono o cualquier otro medio de comunicación, o cuando se dirijan contra una multitud de personas.
Las amenazas con causar a otro un daño que no es constitutivo de delito también están penadas con prisión de 2 meses a 2 años o multa de 12 a 24 meses.
Las coacciones
Es coacción la acción de impedir, con violencia física o psicológica, que una persona haga lo que la ley no le prohibe hacer. También es coacción el obligar a una persona a hacer lo que no desea, ya se trate de hacer algo justo o injusto. Si lo que se impide es la libertad de movimiento fuera de los casos de detención legalmente establecidos, el delito cometido será el de detención ilegal.

La pena
Las pena aplicable al delito de coacciones es la de prisión de 6 meses a 3 años, o multa de 6 a 24 meses, dependiendo de la gravedad de la coacción o de los medios que se empleen en la comisión del delito.

La calumnia
Incurre en un delito de calumnia la persona que acusa a otra de haber cometido un delito a sabiendas de que tal acusación es falsa. Tanto el delito como la persona a la que se le imputa su comisión han de estar determinados. Si el acusado de un delito de calumnia logra acreditar que los hechos que se le atribuyen a la persona supuestamente calumniada son ciertos, quedará exento de toda responsabilidad penal.
La pena
El delito de calumnia se castiga con multa de 4 a 10 meses. Si la calumnia se difunde con publicidad, es decir, por medio de la imprenta, radio, o similar, la pena será de prisión de 6 meses a 2 años, o multa de 6 a 24 meses. En estos casos también será responsable civilmente la persona física o jurídica propietaria del medio informativo por el que se difundiera la calumnia.
Si responsable del delito recibió o le prometieron alguna recompensa, además del castigo señalado, le será impuesta la pena de inhabilitación por un tiempo de 6 meses a 2 años.


La injuria
La injuria es aquella expresión que lesiona la dignidad de una persona perjudicando su reputación o atentando contra su propia estima. Puede consistir en la atribución de unos hechos, en formular juicios de valor sobre ella... etc. Únicamente son constitutivas de delito las injurias consideradas socialmente de carácter grave. Así, se puede manifestar que el delito de injurias es muy subjetivo y circunstancial en el que hay que atender más que al significado de las palabras a la intención del que las pronuncia, y a la situación, lugar y tiempo en que lo hace.
Si la injuria consiste en atribuir la comisión de unos hechos a otras personas, será grave cuando se hayan llevado a cabo sabiendo que tales hechos son inciertos.

La pena
Las injurias son castigadas con pena de multa de 3 a 6 meses y las hechas con publicidad, es decir, por medio de la imprenta, radio, o similar, con multa de 6 a 14 meses. Si el responsable de la injuria recibe o le prometen recibir recompensa por la comisión del delito, podrá ser además inhabilitado para el ejercicio de su cargo público, oficio o profesión por un tiempo comprendido entre 6 meses y 2 años. En el caso de que las injurias se dirijan contra funcionarios públicos en el ejercicio de sus cargos, sobre faltas penales o infracciones administrativas, el acusado quedará libre de toda responsabilidad penal si acredita que sus manifestaciones son ciertas.


La extorsión
Comete un delito de extorsión aquella persona que, para enriquecerse, obliga a otra con violencia o intimidación a realizar o a no realizar un negocio jurídico, perjudicando con ello su propio patrimonio o el de un tercero. Este delito se penaliza con prisión de 1 a 5 años, además de las sanciones que en su caso puedan derivarse de los actos de violencia cometidos.
Los responsables del delito de extorsión, quedarán libres de responsabilidad penal respondiendo solamente de la responsabilidad civil que en su caso se derive, y siempre que no exista violencia ni intimidación, si el delito se comete entre cónyuges no separados legalmente o de hecho, en proceso judicial de separación, de divorcio o nulidad matrimonial o entre parientes que sean ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, afines en primer grado si viviesen juntos. En estos casos la circunstancia de parentesco se convierte en una circunstancia eximente de la responsabilidad penal. Esta eximente no se aplica a las personas extrañas que participen en el delito.


Las lesiones y los malos tratos
Comete un delito de lesiones la persona que causa a otra un daño que afecta a su integridad corporal o a su salud física o mental, siempre que curar la lesión requiera tratamiento médico o quirúrgico. No se considera "tratamiento médico o quirúrgico" el seguimiento médico de la lesión o la vigilancia de su evolución. Por su parte, este tratamiento puede consistir en la asistencia de un psiquiatra, un traumatólogo... etc.
El delito de lesiones es público por lo que puede ser perseguido de oficio por las autoridades, aunque la víctima no desee formular denuncia. En consecuencia, la Policía podrá iniciar las correspondientes acciones legales contra el agresor pese a que el lesionado no tenga intención de denunciarlo. Tras la tramitación del pertinente proceso penal, la víctima podrá obtener un resarcimiento o indemnización por los daños sufridos, independiente de que haya realizado o no la correspondiente querella o denuncia.
El perjudicado tendrá derecho, en este último caso y aunque no sea parte del procedimiento, a que el juez o tribunal le informe de la fecha de celebración del juicio y de la sentencia que ponga fin al mismo. La indemnización se fijará en la sentencia judicial, y en principio, deberá ser abonada por el condenado.
En los casos en que los menores o incapaces sean los perjudicados, las lesiones siempre se denunciarán de oficio, por lo que el Ministerio Fiscal podrá ejercer las acciones correspondientes para salvaguardar las garantías legales del menor o incapaz.

La pena y los diversos supuestos

Como regla general, el delito de lesiones es sancionado con la pena de prisión de 6 meses a 3 años, aunque en la graduación de la misma deberán tenerse en cuenta las diversas circunstancias que concurran en la comisión del delito, pudiéndose distinguir diversos supuestos:

Si las lesiones son de menor gravedad: Cuando las lesiones producidas sean de menor gravedad y dependiendo del medio empleado o del resultado producido, el delito podrá ser sancionado con pena de arresto de 7 a 24 fines de semana o multa de 3 a 12 meses.

  1. Si las lesiones se producen con armas o instrumentos peligrosos: En el caso de que las lesiones se causen con armas, instrumentos, objetos o formas peligrosas, ensañamiento, o si la víctima es menor de 12 años, el delito podrá ser castigado con pena prisión de 2 a 5 años.
  2. Si las lesiones causan a la víctima la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal o de un sentido, impotencia, esterilidad, grave deformidad, el delito podrá ser castigado con pena de prisión de 6 a 12 años.
  3. Si el órgano o miembro no fuese principal, o la deformidad no fuera grave, la pena será de prisión de 3 a 6 años.
    Por su parte la persona que provocase, conspirase o propusiese a otra la comisión de cualquiera de los delitos de lesiones mencionados anteriormente, podrá ser castigado con la pena inferior en uno o dos grados a la pena que se señale en cada caso concreto. Si cualquiera de las lesiones anteriores fueran ocasionadas por imprudencia, las penas oscilarán entre el arresto de 7 a 24 fines de semana y la prisión de hasta 3 años dependiendo de la gravedad de la lesión y de las circunstancias en las que se cause.
  4. Si el responsable causó las lesiones por imprudencia en el ejercicio de su profesión, se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión, oficio o cargo por un tiempo de 1 a 4 años
  5. Si los daños se cometen utilizando un vehículo a motor, ciclomotor o un arma de fuego, se impondrá además la pena de privación de derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores o tener o portar armas de 1 a 3 años.
  6. Si las lesiones se causan con el consentimiento del lesionado se impondrá la pena inferior en uno o dos grados que corresponda.
    A estos efectos, no es válido el consentimiento obtenido a cambio de una recompensa, ni el prestado por un menor o incapaz.

Las lesiones y los malos tratos dentro del ámbito familiar
En estos supuestos es necesario distinguir el delito de la falta de lesiones.

El delito de lesiones

Si los malos tratos se causan en el seno de la familia existe una pena añadida a la señalada para las lesiones concretas constitutivas de delito que en cada caso se produzcan: la prisión de 6 meses a 3 años. Esta pena se aplica al que ejerza violencia física de forma habitual sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre la persona que esté o haya estado ligada a él de forma estable como pareja de hecho o sobre los hijos propios o del cónyuge o convivientes, pupilos, ascendientes o incapaces que convivan con él, o que se hallen sujetos a patria potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho de uno u otro.
Para determinar si la violencia física se ejerce de forma habitual debe tenerse en cuenta el número de actos de violencia y su frecuencia independientemente de que sean varias las víctimas y de que los actos violentos hayan sido objeto de enjuiciamiento en procesos anteriores.
Si Ud. es víctima de malos tratos, no dude en acudir a la policía (municipal, nacional o autónoma), a la guardia civil, o al juzgado correspondiente y formular la correspondiente
denuncia.
Existen servicios de atención policial especializados en malos tratos y agresiones sexuales, en el que se ayuda a la víctima a denunciar los hechos y se le procura, asistencia tanto médica como psicológica e incluso protección en los casos necesarios.
El delito de malos tratos habituales es público por lo que se persigue de oficio sin necesidad de que la víctima formule la denuncia, aunque dado el ámbito tan restringido en el que se producen, es necesaria la cooperación de la víctima, de las personas que conviven en la unidad familiar o de los vecinos y las amistades que hayan presenciado los malos tratos.
Dentro del ámbito familiar la responsabilidad penal del agresor no se extingue con el perdón del perjudicado.
Un abogado también podrá ofrecerle asesoramiento sobre todas estas cuestiones a la vista de las peculiaridades que presente cada supuesto concreto.

La falta de lesiones

La diferencia entre el delito y la falta de lesiones depende de si los daños producidos a la víctima necesitan o no para su curación, un tratamiento médico; así, si los daños producidos no necesitan este tratamiento médico, serán constitutivas de falta, incluso aunque se haya realizado una primera asistencia médica.
Señalar al respecto que el seguimiento médico o la simple vigilancia de las lesiones sufridas no se considera tratamiento médico.

Las falta de lesiones está sancionada con la pena de arresto de 3 a 6 fines de semana o multa de 1 a 2 meses, valorando siempre la posible repercusión que la pena impuesta pueda tener sobre la propia víctima o sobre toda la unidad familiar.
Por último, la acción de golpear o maltratar a una persona sin causar propiamente una lesión está penada con arresto de 1 a 3 fines de semana o multa de 1 a 30 días.
También son sancionables las faltas de amenazas y coacciones, injurias o vejaciones de carácter leve cometidas en el seno de la familia y pueden ser castigadas con arresto de 2 a 4 fines de semana o multa de 10 a 20 días.

Estas faltas, al igual que los delitos, son públicas por lo que pueden ser perseguidas penalmente por las autoridades sin necesidad de que la víctima formule la correspondiente denuncia salvo en los casos de injurias en los que ésta será imprescindible.