martes, 30 de junio de 2009

Mejorar nuestra autoestima

Si nuestra meta es desarrollarnos como personas integrales y tener una vida feliz una utoestima en forma, sana es imprescindible. Todos sabemos lo importante que es sentirnos bien en nuestra piel, pero conseguirlo en numerosas ocasiones no es tarea fácil.

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos. Se forma durante la infancia pero podemos desarrollarla durante toda la vida. Poseer una alta autoestima significa aceptarse plenamente y disfrutar de todo lo que nos rodea. No es sentirse superior a los demás sino saber valorarse, quererse y aceptarse como uno es, siendo conscientes de nuestras virtudes, cualidades y también de nuestros defectos, errores y limitaciones. Esto nos hace capaces de enfrentarnos a los problemas y resolver los retos que surgen a lo largo de nuestra vida. Aquellas personas cuya autoestima es baja tienen una visión muy distorsionada de sí mismas: sienten que no gustan a nadie, no son aceptadas y no sirven para nada; creencias que autolimitan y en ocasiones hacen fracasar en los empeños.

Debemos aprender a querernos, nunca es tarde para construir una autoestima positiva y sana. Te propongo 10 pequeños pasos para lograrlo:

  1. Elabora una lista con tus virtudes y cualidades, léela con tranquilidad y reflexiona sobre ella.
  2. Deja de compararte , no debemos ser tan estrictos, fuera reproches y culpas por los defectos, nada de compararse continuamente con los demás y mucho menos sentirse inferior a nadie
  3. Disfruta de la vida , relajarse y pasarlo lo mejor posible, comparte con las personas que quieres y te importan y sonreír a la vida
  4. Cultiva tus amistades, nada de aislarnos disfrutemos de actividades con pareja o amigos, ampliar tus relaciones sociales y potenciarlas
  5. Confía en tus ideas, debemos ser coherentes con nosotros mismos, actuar de acuerdo a nuestros pensamientos y sentimientos sin preocuparnos de la aprobación de los demás, no debemos tener miedo a expresar nuestras ideas aunque el resto no piense como nosotros
  6. Aprende de los errores , equivocarse es humano y aprender de ello es de sabios, son oportunidades para crecer.
  7. Piensa en positivo, hay que transformar lo negativo en positivo fuera pensamientos como "No se hacer nada" abre tu mente a los pensamientos positivos
  8. Cambia aquello que puedes modificar, tener la voluntad de esforzarse y mejorar
  9. Evita las generalizaciones, sobre todo de las experiencias negativas.
  10. Comprométete con quienes te rodean, colaborar en una organización social, sentirse útil y siente que aportas algo a la sociedad y a otras persona

lunes, 29 de junio de 2009

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves...(I)

Su pareja en ese momento y la mía eran amigos, una presentación en un bar de copas una noche de invierno fue como nos conocimos. Salimos varias veces los cuatro, era buen interlocutor, muy serio pero agradable y despertó en mí cierta curiosidad.

Mi relación hacía unos meses que no funcionaba por más que no quisiera verlo, llegó un momento en que ya no se podía mantener más y en la primavera siguiente se terminó, lo pasé muy mal era mi primera relación seria y no me esperaba la razón de aquella ruptura. Estuve unos meses sin salir, sin ganas de nada, como un alma en pena, mis amigas intentaban animarme pero nada, pasó la primavera y el verano fue distinto, comencé a salir con mis amigas y con gente nueva, un grupo de chicos y chicas amigos de la pareja del chico que me presentaron meses a tras, Albacete es pequeño y al final casi todo el mundo se conoce; salí con ellos todo el verano, durante esas salidas a mi el que me interesaba era el que despertó mi curiosidad que muchas veces salia con todo el grupo, comenzamos a hablar y a conocernos poco, no se como ocurrió pero un día me dice que ya ha roto con su pareja que eran incompatibles y no veía futuro en esa relación. Se quedó de momento ahí la cosa, yo seguí con mis historias, mis proyectos sociales y en mi formación tenía que hacer una diplomatura para poder seguir trabajando ya no me servía mi F.P. de grado superior, había nacido la diplomatura de Educación Social.[...]

domingo, 28 de junio de 2009

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves...

A mi no me pegaba..., es mi particular historia de maltrato, a pesar de que hace casi dos años que me separé, escribir sobre lo que pasó me ayuda a seguir reflexionando, aprender sobre ello a conocerme mejor y no caer en viejos errores.

A modo de introducción

Soy una mujer que siempre ha tenido claro lo que ha querido en la vida sin muchas ambiciones, de grandes convicciones y con una gran conciencia social. Nací y crecí en un barrio marginal de Albacete famoso, no por tener buena reputación, un lugar donde a nadie le gustaría vivir donde la delincuencia y la droga ha campado a sus anchas, pero también donde viven personas trabajadoras, humildes y luchadoras; éstas personas han sido las que a lo largo de los años han conseguido la evolución del barrio y su mejora respecto a años anteriores, pero su leyenda negra todavía persiste aunque ahora tenga más de leyenda que de negra. Albacete una capital de provincia con poco mas de 150.000 habitantes, no tiene la influencia de ninguna ciudad grande lo que justifica en parte su ambiente provinciano.

Desde muy joven he sufrido la discriminación, el rechazo y la incomprensión por el simple hecho de vivir en esa zona de la ciudad, de pequeña no lo entendía y no le daba mucha importancia, pero a medida que crecía me daba cuenta de lo injusto que era el mundo, ésto me enseñó no a negar mi procedencia social, pero si evitar hablar de ella a no ser que la persona me valorara por lo que era y para ella ese hecho no significaba ni cambiaba nada. En la adolescencia empezaron mis inquietudes y mi particular lucha por las injusticias sociales vinculadas a esa zona de la ciudad que abarca dos barriadas que comparten muchos problemas sociales y de convivencia, trabajando como voluntaria en diferentes proyectos sociales que se realizaban en dicha zona sobre todo en el ámbito educativo con niños a través del movimiento asociativo, este trabajo voluntario se convirtió en mi trabajo al principio como monitora de actividades juveniles, después como educadora de calle y finalmente como educadora social, trabajando en multitud de proyectos de diferentes ONGS.

Debido a mi trabajo conozco los recursos y los protocolos de actuación que existen para mujeres maltratadas en mi ciudad, me había familiarizado con el maltrato más evidente y no era consciente de que yo también era una mujer maltratada. [...]

miércoles, 24 de junio de 2009

Ellos también son maltratados

No hay que obviar que dentro del ámbito familiar, no sólo existe la mujer maltratada, sino también los hombres maltratados. No son una excepción del maltrato son una víctima más, que sufren, son humillados, chantajeados, coaccionados..., si tenemos que hablar de excepción es a la hora de rehibindicar sus derechos, este es un fragmento del blog de Paxi un hombre maltratado por su pareja que reivindica sus derechos como todo ser humano.
"Soy una víctima de violencia doméstica, no puedo ser MALTRATADO DE GENERO por que no me llamo , Jaione, Sandra, Nerea, Asun,Laura... Hoy por ser hombre, no puedo denunciar en un juzgado de violencia para el hombre,ni tampoco en el de violencia para la mujer. Sólo me queda hacer ruido y buscar que todos los hombres en la misma situación que la mía nos unamos y unamos también a nuestros familiares y amigos. Ninguna institución existe que nos ampare: no tenemos casas de acogida , ni telefóno 016, ni asistencia juridica gratuita por parte del colegio e abogados . No, nosotros no tenemos derecho a nada, no somos sociedad, no somos parte de esa paridad que también queda en los foros mediaticos. Ser HOMBRE MALTRATADO no es interesante, no da titulares porque somos el veinte por ciento de la violencia domestica y por que las muertes en nuestro colectivo están siempre justificadas:" Su mujer no estaba bien de la cabeza ", "cuanto habrá tenido que aguantar", " Algo habrá hecho..."Nosotros somos aquellos "calzonazos" de épocas pasadas, somos cobardes..." http://hombresmaltatados.blog.com.es/ Patxi.
Algo está fallando en nuestra sociedad y en nuestro sistema jurídico. Se ha creado el Ministerio de la Igualdad, pero sigue aumentando el número de víctimas, y no existe, en este caso, la igualdad jurídica hombre mujer. La mujer está amparada por la Nueva Ley, mientras que el hombre está sometido a su rigor. La mujer no tiene que presentar pruebas, le basta con denunciar por malos tratos, para que el hombre, como un criminal, sea detenido, esposado, encarcelado y enjuiciado. La Nueva Ley atenta contra los principios del Derecho. Se parte de un presunto culpable: el hombre, que tiene que demostrar su inocencia, para él no existe la presunción. En este caso, el hombre no está amparado por la Ley, ni para él existe la igualdad.
María Poza, jueza titular del juzgado número 4 de Murcia, fue la primera persona que puso la Ley Integral contra la Violencia de Género contra las cuerdas. Poza consideraba que el hecho de que la ley imponga distintas penas en función de que el agresor sea hombre o mujer vulneraba tres artículos de la Constitución, entre ellos el principio de igualdad. Si un hombre agrede a una mujer y le provoca lesiones físicas o psíquicas, su condena oscila de dos a cinco años de prisión. Si la violenta es ella, el castigo es de seis a tres años de prisión. Si se denuncia una lesión leve, una amenaza o una coacción es delito de seis meses a un año si el demandado es un varón. Al contrario, ellas son castigadas con arresto de fin de semana o con una multa.

Ninguna institución ampara al hombre maltratado. Sí existen iniciativas tanto particulares como de tipo asociativa. http://www.hombres-maltratados.com/

El maltratador sutil

El maltratador sutil, ese ser educado, amable, seductor, respetuoso y atento fuera de casa, que no usa la fuerza de sus manos o piernas, no utiliza objetos para golpear, ni agrede sexualmente, pero su violencia tiene el mismo objetivo que la aplicada por medios físicos, anular y dominar a la víctima, pero sus recursos son distintos.
Utiliza como vehículo el lenguaje, la palabra principalmente, pero también el de los gestos y determinados comportamientos no violentos pero si molestos. Para ilustrar imaginemos que una persona recibe un premio y su cónyuge decide no acompañarla con el fin básico de molestarla y porque sabe lo que representa para ella.
Algunos maestros en el arte de la manipulación psicológica manejan un lenguaje ambivalente, por ejemplo a nivel verbal son corteses pero a nivel corporal y no verbal muestran rechazo, distanciamiento o disgusto ante la presencia de la víctima.

Niega tu personalidad. Tu vida, pensamientos y sentimientos no existen. No tienen cabida en la relación. Son de mal gusto. Los suyos no. Va dejando caer sutil o directamente tu escasa valía, tu ingenuidad y poca inteligencia, y capacidad para desenvolverte. Nunca con tales palabras. Solo aseveraciones e interrupciones. Incluso sugerencias envenenadas. A su lado pierdes todo. Sólo él “brilla”. Tú y los tuyos sois restos de feria. De segunda y tercera categoría. [….]
Te niega su apoyo. Nunca tajantemente, pero te das contra un muro, bajo apariencia de despreocupación, de relatividad de las cosas y de insultante frivolidad, él no está, no lo encuentras, se esconde. Porque tu vida tiene que girar en torno a él y sólo a él, no debería tener sentido si no es con él. [….]Siempre está por encima. Cuando te ha negado como pareja, como compañera y ha bombardeado sistemáticamente tu autoestima [….]

Quizás hayan pasado años, muchos años, hasta que puedes descubrir el origen de tu malestar, de tu tristeza, de tus miedos, de tu ansiedad... o la persona que colabora en mantenerlos, entonces se disfraza de cariño, a veces exagerado; de atenciones, con frecuencia desbordantes; en demandas que interpretas como Amor, como un Querer, no son más que celos que en principio divertidos, se convierten en insoportables...

¿Dónde está la cara oculta del maltrato?

Al igual que la cara oculta de la luna, aquella que no podemos ver, pero sabemos que existe; el maltrato también tiene la suya, tan real como su cara más visible la violencia y el maltrato físico.
El maltrato psicológico y emocional, mucho más sutil casi invisible, forman parte de esa cara oculta del maltrato. Un largo proceso donde la víctima da igual quien sea, mujer, niño, ancianos y hombres, no aprecian cómo el agresor vulnera sus derechos, arma de destrucción masiva de la autoestima, despojando a la persona maltratada de su dignidad, sin apenas darse cuenta.
Se puede dividir en dos modalidades fundamentales, la activa que humilla y dregada a la persona, produce sentimientos de desesperanza y empobrece la autestima. La segunda modalidad o pasiva, es la que utiliza la indiferencia, el desamor como arma arrojadiza, está poco reconocida como maltrato, pero de igual forma contribuye al deterioro psicológico y emocional de la víctima.
Su inicio es variable depende de las personas que forman la relación y de las circunstancias que les rodean: unos maltratadores comienzan en el noviazgo, otros en el nacimiento del primer hijo y otros de momento, sin haber una señal propiamente dicha.
En el caso de las parejas todos sabemos que existe una etapa de atracción o enamoramiento en la que la víctima no se da cuenta de ciertas señales que no pasaran desapercibidas para las personas del su entorno más inmediato: familiares, amigos, compañeros de trabajo...
Casi todos reconocemos los insultos, las comparaciones para descalificar, el tono de voz duro y desagradable, la mirada fría, podemos distinguir una cara de asco cuando nos hablan. Todas estas señales a las que vamos restando importancia son las que nos irán produciendo un malestar profundo e interior. Debemos prestar mucha atención a los aspectos no verbales de la comunicación y no quedarnos sólo con el mensaje verbal que nos llega de nuestro interlocutor, los gestos delatan a las palabras.
Como ejemplos de esa comunicación que vulnera nuestros derechos básicos y que a la larga merman nuestra autoestima tenemos:
  1. Moralización: forma muy delicada de control. La persona se cree dueña de la verdad absoluta y juzga a los demás con su particular baremo. Lo hace con palabras paternalistas, desde el prisma de ser una persona que quiere lo mejor para ti.
  2. Interpretación: tipo de comunicación que supone que la persona que habla hace una lectura del pensamiento del otro.
  3. Tergiversación: El receptor sospecha de la intención del emisor y reacciona anticipándose a la crítica.
  4. Interrogar: preguntas y más preguntas con o sin fundamento
  5. Mandar: Órdenes, tareas, recados. Una persona normal podría darse cuenta de que la otra persona puede hacer muchas de las cosas que delega, pero ésto no es lo peor, sino la forma de expresión tan negativa añadiendo a ello una creencia de superioridad implícita. El maltratador piensa que el respeto de los demás se obtiene sometiendo a la gente a su voluntad y la mayoría de las veces no practica con el ejemplo, le gusta que le hagan pero no le gusta hacer.
  6. Imponer soluciones: tomar decisiones sin consultar a los demás: pareja, familia,...
  7. Critica destructiva: provoca un malestar en la persona que la recibe, se basa en la confrontación.
  8. Ridiculizar: burlarse del otro, de su aspecto, origen social, ideas, formas de pensar...
  9. Despreciar: Menospreciar al otro individuo. "No me aportas nada, me estás haciendo perder el tiempo".
  10. Amenaza o coacción: en el maltrato psicológico que lleva años es muy típico encontrar que el agresor o agresora amenaza o coacciona si no se cumple algo con hacer o dejar de hacer algo.
  11. Culpabilizar y hacerse la víctima: es muy corriente. El agresor proyecta su agresividad en la víctima y se percibe como inocente. "Ella me provoca"
  12. Pseudoaprobación: La persona aparenta comprensión pero deja un poso de culpabilidad en la que la escucha.
  13. Tranquilizar: la persona tras haber hecho algo malo, tiende a indicar qué la otra está nerviosa, qué no controla sus emociones y le pide qué se tranquilice.
  14. Retirarse: agresividad que se caracteriza por la pasividad, por la falta de compromiso para arreglar la situación.

Las formas de violencia y maltrato son tan variadas como personas existen en este planeta con un sin fin de tonalidades que van desde las mas claras a las mas oscuras, tales como:

  • Tácticas de presión: intimida, manipula..
  • Falta de respeto: interrumpe no escucha, no responde, manipula la interpretación de tus palabras...
  • Abuso de autoridad y confianza: invade tu intimidad, no respeta tu correspondencia, lee tu diario, manipula tu teléfono móvil, castiga con el silencio...
  • Tiranía emocional: no expresa sentimientos, no ofrece apoyo, no respeta tus sentimientos...
  • Control económico: se inmiscuye en tu trabajo, te impide el acceso al dinero...
  • Comportamiento destructivo de la personalidad: abusa de las drogas, amenazas de suicidio...
  • Aislamiento: evita o dificulta que puedas ver a tus amigas, amigos o familiares decide dónde y con quién puedes ir...
  • Acoso: te llama constantemente, te sigue en un afán enfermizo de controlarte
  • Intimidación: gestos de enfado y amenazantes, ostentación del tamaño físico, conducción temeraria...
  • Incumplimiento de promesas: no respeta los acuerdos, no asume su responsabilidad...

Y un largo etc...