domingo, 19 de julio de 2009

El chanteje emocional, la antesala del maltrato psicológico


El chantaje emocional no es un abuso violento ni escandaloso, se produce de forma sutil, tenue casi invisible, pero el precio que pagamos cuando caemos en sus fauces es enorme. Los comentarios y actitudes del chantajista nos hacen sentirnos desequilibrados, avergonzados y culpables. Todo un círculo vicioso que nos sume en un mar de contradicciones por un lado sabemos que tenemos que cambiar la situación, nos proponemos que lo haremos y sin embargo caemos una y otra vez, burlados y manipulados. Comenzamos a dudar de nuestra capacidad de mantener las promesas que nos hacemos y perdemos la confianza en nuestra eficiencia. Cada vez nos rendimos un poco más al chantaje emocional, perdemos contacto con nuestra propia integridad, nuestra brújula interior que nos ayuda a determinar ¿Cuáles deberían ser nuestros valores y nuestra conducta? Cuando convivimos con él, nos carcome y se extiende hasta dañar lo más hondo de nuestra relaciones más importantes y nuestra propia autoestima.

El chantaje emocional es una de las prácticas psicológicas más utilizadas, pero no por ello es legítima. Como estrategia para manejar el comportamiento de los demás, de forma inconsciente o voluntaria, consiste en la presión hacia a otras personas, que son víctimas del chantaje emocional, para que actúen, digan o piensen de una determinada manera, aunque vaya en contra de sus principios.

Esta presión, no es sólo patrimonio de la pareja; en cualquier relación de tipo personal se puede ser tanto víctima como verdugo. De hecho, es un recurso muy utilizado entre padres e hijos. ¿Es que ya no me quieres? o Con todo lo que he hecho por ti, son alguna de las frases más utilizadas por aquellos que lo practican.



EL CHANTAJISTA

Son personas que saben cuánto se valora la relación con ellos y conocen los puntos débiles y los aspectos vulnerables de quienes les rodean. Esconden debilidad e inseguridad ante el criterio y la libertad de actuación de sus seres queridos. Tal inseguridad y necesidad de atención les hace mostrarse como víctimas cuando su prójimo no actúa según su capricho o antojo. Para conseguir que se acaten sus deseos, han aprendido a provocar la culpa.


Susan Forward, en su libro Chantaje emocional, distingue diferentes tipos de comportamientos de la persona que realiza chantaje emocional:

El castigador, dice exactamente lo que quiere y las consecuencias a las que a las que tendrá que atenerse si no se cede a sus deseos.
El autocastigador se dañará, a sí mismo, si no se hace lo que él quiere pero, claro, antes avisa.
La víctima “obliga” a adivinar sus deseos para, luego, dejar claro que es nuestra responsabilidad el asegurar que lo obtenga.
El provocador ofrece promesas maravillosas siempre que se acate su voluntad.


EL CLUB DE LOS 6; SÍNTOMAS DEL CHANTAJE EMOCIONAL
  1. Exsigencia
  2. Resistencia
  3. Presión
  4. Amenazas
  5. Obediencia
  6. Reiteración

Su mejor arma para conseguir lo que quiere es el MIEDO. El chantajista emocional construye su estrategia consciente e inconscientemente en base a la información que le suministramos sobre lo que nos causa miedo. Observa de qué cosas huimos, qué nos pone de los nervios, cómo respondemos físicamente ante nuestros sentimientos. No se trata de que tomen nota para luego utilizarla contra nosotros; todos absorbemos este tipo de conocimientos sobre las personas que nos rodean. El miedo transforma también al chantajista, de no obtener lo que desea se vuelve tan intenso que centra toda su atención en el resultado deseado, lo cual imposibilita percibir cómo nos afecta su forma de actuar.

Todos los chantajista focalizan su atención casi por completo en sus propias necesidades y la forma en que sus presiones son afectan no les importan nada.

LO QUE NOS HACE VULNERABLES AL CHANTAJE EMOCIONAL
  • Una excesiva necesidad de aprobación
  • Un profundo miedo al enojo y a la ira de quienes nos rodean
  • Una gran necesidad de paz, sea cual sea su precio
  • Una tendencia a asumir demasiada responsabilidad por la vida de los demás
  • Un alto nivel de inseguridad con respecto a nuestro valor y capacidad

Debemos tener presente que: SIN NUESTRO CONSENTIMIENTO, EL CHANTAJISTA SE VUELVE TOTALMENTE IMPOTENTE

miércoles, 15 de julio de 2009

Mi novio me espia

"Es una historia un tanto extraña y difícil de explicar, pero es q necesitaba contárselo a alguien y si se lo explico a mis amigas, puede q no vuelvan a hablar a mi novio.Mi novio empezó a desconfiar de mi, pensando q yo podía estar teniendo una aventura con un ex rollillo mio, así q para saber si eso era cierto o no, instaló un programa en mi ordenador para guardar mis conversaciones de messenger, leyó todos los sms de mi móvil cuando yo m metía en la ducha, abrió una cuenta vía internet para poder ver mi facturacion de móvil y así saber a quien llamaba, cuando y el tiempo que hablaba, leyó un diario q escribo para desahogarme...así q sabe todo lo q he hablado con mis contactos en 1 mes, las cosas sobre el q les contaba a mis amigas, bromas q tenia con mis amigos etc...y aun así, dice q lo hizo xq tenia motivos para ello. Discutimos muy fuerte, y el aun sigue creyendo q quedé con ese chico aunque no sea cierto. Hemos arreglado las cosas xq le quiero mucho como para dejarle, me prometió que no volvería a mirar nada mas, y al día siguiente volvió a hacerlo, pero volvimos a hacer las paces, pero tengo una duda dentro de mi q no m deja confiar en el, y q me hace estar angustiada a todas horas, sabe todas mis cosas intimas, y m siento espiada ¿q puedo hacer? por favor aconsejenme."

"Hola chicas,Me he encontrado un sitio muy interesante www.neo-call.es y me he comprado un programa que se lo he puesto a mi novio en el móvil. Para enterarme de que hace, porque llevo mucho tiempo sospechando que está haciendo doble vida. Si alguna ha tenido alguna esperiencia igual que me aconseje.Un saludo. "


Estos son pequeños ejemplos de tantos que circulan en los foros sobre la práctica más que común y a veces consentida de espiar a nuestra pareja, novia, mujer, esposo,...., en ocasiones tanto los que espían como las personas espiadas no son conscientes de que están violando uno de los derechos fundamentales del ser humano, el derecho a la intimidad, por muy novio o novia, esposo o esposa que sea, es asombroso lo normalizada y generalizada que está esta práctica , tanto que cualquiera puede dudar si es denunciable o no; pues sí es denunciable y está penado, nuestra normativa dice al respecto:


"Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.
TÍTULO X.DELITOS CONTRA LA INTIMIDAD, EL DERECHO A LA PROPIA IMAGEN Y LA INVIOLABILIDAD DEL DOMICILIO.
CAPÍTULO I.DEL DESCUBRIMIENTO Y REVELACIÓN DE SECRETOS.


  1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.
  2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.
  3. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores.
    Será castigado con las penas de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses, el que, con conocimiento de su origen ilícito y sin haber tomado parte en su descubrimiento, realizare la conducta descrita en el párrafo anterior. [...]

Artículo 201.

Para proceder por los delitos previstos en este Capítulo será necesaria denuncia de la persona agraviada o de su representante legal. Cuando aquélla sea menor de edad, incapaz o una persona desvalida, también podrá denunciar el Ministerio Fiscal.

No será precisa la denuncia exigida en el apartado anterior para proceder por los hechos descritos en el artículo 198 de este Código, ni cuando la comisión del delito afecte a los intereses generales o a una pluralidad de personas.

El perdón del ofendido o de su representante legal, en su caso, extingue la acción penal o la pena impuesta, sin perjuicio de lo dispuesto en el segundo párrafo del número 4. del artículo 130."

Este tipo de acciones movidas por la desconfianza los celos, cuando superan una dosis razonable, destruyen la pareja. El estado de vigilancia es continuo, llevándole a espiar a su pareja la correspondencia, llamadas... con el fin de asegurar la fidelidad o encontrar pruebas que demuestren una posible aventura.

La amenaza constante, sentir que se está observando cada comportamiento, hará tarde o temprano que la pareja cambie su forma de comportarse, que se destruya la posibilidad de diálogo y finalmente, el miedo a perder al otro, acaba llevando la relación a su fin. Sería la profecía autocumplida.







viernes, 10 de julio de 2009

Conceptos legales prácticos

En el maltrato psicológico son comunes las amenazas, la violación de la intimidad, de la libertad, la coacción, las injurias..., conceptos legales que a las personas de a pie se nos escapan y en numerosas ocasiones no denunciamos. El objetivo de esta guía es informar sobre el significado de todos estos conceptos y las penas que llevan consigo.
Las amenazas
Comete un delito de amenazas la persona que anuncia o advierte a otra que le va a causar a él, a su familia o alguien vinculado con él, un daño que pueda ser constitutivo de los delitos de homicidio, lesiones, aborto, torturas, contra la libertad, la integridad moral, la libertad sexual, la intimidad, el honor, el patrimonio... etc. intimidando al amenazado y privándole de su propia tranquilidad y seguridad.
La pena
El delito de amenazas está sancionado con prisión de 1 a 5 años, si la producción del daño en que consiste la amenaza se condiciona (por ejemplo, exigiendo una cantidad de dinero para evitar el perjuicio), o de 2 a 6 años de prisión si no se impone ninguna condición. Las penas se graduarán en función de las circunstancias que rodeen a la comisión del delito y así se agravarán si se realizan por teléfono o cualquier otro medio de comunicación, o cuando se dirijan contra una multitud de personas.
Las amenazas con causar a otro un daño que no es constitutivo de delito también están penadas con prisión de 2 meses a 2 años o multa de 12 a 24 meses.
Las coacciones
Es coacción la acción de impedir, con violencia física o psicológica, que una persona haga lo que la ley no le prohibe hacer. También es coacción el obligar a una persona a hacer lo que no desea, ya se trate de hacer algo justo o injusto. Si lo que se impide es la libertad de movimiento fuera de los casos de detención legalmente establecidos, el delito cometido será el de detención ilegal.

La pena
Las pena aplicable al delito de coacciones es la de prisión de 6 meses a 3 años, o multa de 6 a 24 meses, dependiendo de la gravedad de la coacción o de los medios que se empleen en la comisión del delito.

La calumnia
Incurre en un delito de calumnia la persona que acusa a otra de haber cometido un delito a sabiendas de que tal acusación es falsa. Tanto el delito como la persona a la que se le imputa su comisión han de estar determinados. Si el acusado de un delito de calumnia logra acreditar que los hechos que se le atribuyen a la persona supuestamente calumniada son ciertos, quedará exento de toda responsabilidad penal.
La pena
El delito de calumnia se castiga con multa de 4 a 10 meses. Si la calumnia se difunde con publicidad, es decir, por medio de la imprenta, radio, o similar, la pena será de prisión de 6 meses a 2 años, o multa de 6 a 24 meses. En estos casos también será responsable civilmente la persona física o jurídica propietaria del medio informativo por el que se difundiera la calumnia.
Si responsable del delito recibió o le prometieron alguna recompensa, además del castigo señalado, le será impuesta la pena de inhabilitación por un tiempo de 6 meses a 2 años.


La injuria
La injuria es aquella expresión que lesiona la dignidad de una persona perjudicando su reputación o atentando contra su propia estima. Puede consistir en la atribución de unos hechos, en formular juicios de valor sobre ella... etc. Únicamente son constitutivas de delito las injurias consideradas socialmente de carácter grave. Así, se puede manifestar que el delito de injurias es muy subjetivo y circunstancial en el que hay que atender más que al significado de las palabras a la intención del que las pronuncia, y a la situación, lugar y tiempo en que lo hace.
Si la injuria consiste en atribuir la comisión de unos hechos a otras personas, será grave cuando se hayan llevado a cabo sabiendo que tales hechos son inciertos.

La pena
Las injurias son castigadas con pena de multa de 3 a 6 meses y las hechas con publicidad, es decir, por medio de la imprenta, radio, o similar, con multa de 6 a 14 meses. Si el responsable de la injuria recibe o le prometen recibir recompensa por la comisión del delito, podrá ser además inhabilitado para el ejercicio de su cargo público, oficio o profesión por un tiempo comprendido entre 6 meses y 2 años. En el caso de que las injurias se dirijan contra funcionarios públicos en el ejercicio de sus cargos, sobre faltas penales o infracciones administrativas, el acusado quedará libre de toda responsabilidad penal si acredita que sus manifestaciones son ciertas.


La extorsión
Comete un delito de extorsión aquella persona que, para enriquecerse, obliga a otra con violencia o intimidación a realizar o a no realizar un negocio jurídico, perjudicando con ello su propio patrimonio o el de un tercero. Este delito se penaliza con prisión de 1 a 5 años, además de las sanciones que en su caso puedan derivarse de los actos de violencia cometidos.
Los responsables del delito de extorsión, quedarán libres de responsabilidad penal respondiendo solamente de la responsabilidad civil que en su caso se derive, y siempre que no exista violencia ni intimidación, si el delito se comete entre cónyuges no separados legalmente o de hecho, en proceso judicial de separación, de divorcio o nulidad matrimonial o entre parientes que sean ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, afines en primer grado si viviesen juntos. En estos casos la circunstancia de parentesco se convierte en una circunstancia eximente de la responsabilidad penal. Esta eximente no se aplica a las personas extrañas que participen en el delito.


Las lesiones y los malos tratos
Comete un delito de lesiones la persona que causa a otra un daño que afecta a su integridad corporal o a su salud física o mental, siempre que curar la lesión requiera tratamiento médico o quirúrgico. No se considera "tratamiento médico o quirúrgico" el seguimiento médico de la lesión o la vigilancia de su evolución. Por su parte, este tratamiento puede consistir en la asistencia de un psiquiatra, un traumatólogo... etc.
El delito de lesiones es público por lo que puede ser perseguido de oficio por las autoridades, aunque la víctima no desee formular denuncia. En consecuencia, la Policía podrá iniciar las correspondientes acciones legales contra el agresor pese a que el lesionado no tenga intención de denunciarlo. Tras la tramitación del pertinente proceso penal, la víctima podrá obtener un resarcimiento o indemnización por los daños sufridos, independiente de que haya realizado o no la correspondiente querella o denuncia.
El perjudicado tendrá derecho, en este último caso y aunque no sea parte del procedimiento, a que el juez o tribunal le informe de la fecha de celebración del juicio y de la sentencia que ponga fin al mismo. La indemnización se fijará en la sentencia judicial, y en principio, deberá ser abonada por el condenado.
En los casos en que los menores o incapaces sean los perjudicados, las lesiones siempre se denunciarán de oficio, por lo que el Ministerio Fiscal podrá ejercer las acciones correspondientes para salvaguardar las garantías legales del menor o incapaz.

La pena y los diversos supuestos

Como regla general, el delito de lesiones es sancionado con la pena de prisión de 6 meses a 3 años, aunque en la graduación de la misma deberán tenerse en cuenta las diversas circunstancias que concurran en la comisión del delito, pudiéndose distinguir diversos supuestos:

Si las lesiones son de menor gravedad: Cuando las lesiones producidas sean de menor gravedad y dependiendo del medio empleado o del resultado producido, el delito podrá ser sancionado con pena de arresto de 7 a 24 fines de semana o multa de 3 a 12 meses.

  1. Si las lesiones se producen con armas o instrumentos peligrosos: En el caso de que las lesiones se causen con armas, instrumentos, objetos o formas peligrosas, ensañamiento, o si la víctima es menor de 12 años, el delito podrá ser castigado con pena prisión de 2 a 5 años.
  2. Si las lesiones causan a la víctima la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal o de un sentido, impotencia, esterilidad, grave deformidad, el delito podrá ser castigado con pena de prisión de 6 a 12 años.
  3. Si el órgano o miembro no fuese principal, o la deformidad no fuera grave, la pena será de prisión de 3 a 6 años.
    Por su parte la persona que provocase, conspirase o propusiese a otra la comisión de cualquiera de los delitos de lesiones mencionados anteriormente, podrá ser castigado con la pena inferior en uno o dos grados a la pena que se señale en cada caso concreto. Si cualquiera de las lesiones anteriores fueran ocasionadas por imprudencia, las penas oscilarán entre el arresto de 7 a 24 fines de semana y la prisión de hasta 3 años dependiendo de la gravedad de la lesión y de las circunstancias en las que se cause.
  4. Si el responsable causó las lesiones por imprudencia en el ejercicio de su profesión, se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión, oficio o cargo por un tiempo de 1 a 4 años
  5. Si los daños se cometen utilizando un vehículo a motor, ciclomotor o un arma de fuego, se impondrá además la pena de privación de derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores o tener o portar armas de 1 a 3 años.
  6. Si las lesiones se causan con el consentimiento del lesionado se impondrá la pena inferior en uno o dos grados que corresponda.
    A estos efectos, no es válido el consentimiento obtenido a cambio de una recompensa, ni el prestado por un menor o incapaz.

Las lesiones y los malos tratos dentro del ámbito familiar
En estos supuestos es necesario distinguir el delito de la falta de lesiones.

El delito de lesiones

Si los malos tratos se causan en el seno de la familia existe una pena añadida a la señalada para las lesiones concretas constitutivas de delito que en cada caso se produzcan: la prisión de 6 meses a 3 años. Esta pena se aplica al que ejerza violencia física de forma habitual sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre la persona que esté o haya estado ligada a él de forma estable como pareja de hecho o sobre los hijos propios o del cónyuge o convivientes, pupilos, ascendientes o incapaces que convivan con él, o que se hallen sujetos a patria potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho de uno u otro.
Para determinar si la violencia física se ejerce de forma habitual debe tenerse en cuenta el número de actos de violencia y su frecuencia independientemente de que sean varias las víctimas y de que los actos violentos hayan sido objeto de enjuiciamiento en procesos anteriores.
Si Ud. es víctima de malos tratos, no dude en acudir a la policía (municipal, nacional o autónoma), a la guardia civil, o al juzgado correspondiente y formular la correspondiente
denuncia.
Existen servicios de atención policial especializados en malos tratos y agresiones sexuales, en el que se ayuda a la víctima a denunciar los hechos y se le procura, asistencia tanto médica como psicológica e incluso protección en los casos necesarios.
El delito de malos tratos habituales es público por lo que se persigue de oficio sin necesidad de que la víctima formule la denuncia, aunque dado el ámbito tan restringido en el que se producen, es necesaria la cooperación de la víctima, de las personas que conviven en la unidad familiar o de los vecinos y las amistades que hayan presenciado los malos tratos.
Dentro del ámbito familiar la responsabilidad penal del agresor no se extingue con el perdón del perjudicado.
Un abogado también podrá ofrecerle asesoramiento sobre todas estas cuestiones a la vista de las peculiaridades que presente cada supuesto concreto.

La falta de lesiones

La diferencia entre el delito y la falta de lesiones depende de si los daños producidos a la víctima necesitan o no para su curación, un tratamiento médico; así, si los daños producidos no necesitan este tratamiento médico, serán constitutivas de falta, incluso aunque se haya realizado una primera asistencia médica.
Señalar al respecto que el seguimiento médico o la simple vigilancia de las lesiones sufridas no se considera tratamiento médico.

Las falta de lesiones está sancionada con la pena de arresto de 3 a 6 fines de semana o multa de 1 a 2 meses, valorando siempre la posible repercusión que la pena impuesta pueda tener sobre la propia víctima o sobre toda la unidad familiar.
Por último, la acción de golpear o maltratar a una persona sin causar propiamente una lesión está penada con arresto de 1 a 3 fines de semana o multa de 1 a 30 días.
También son sancionables las faltas de amenazas y coacciones, injurias o vejaciones de carácter leve cometidas en el seno de la familia y pueden ser castigadas con arresto de 2 a 4 fines de semana o multa de 10 a 20 días.

Estas faltas, al igual que los delitos, son públicas por lo que pueden ser perseguidas penalmente por las autoridades sin necesidad de que la víctima formule la correspondiente denuncia salvo en los casos de injurias en los que ésta será imprescindible.

jueves, 9 de julio de 2009

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves...(III)

[...] Los días pasaban con más pena que gloria y mi relación empezaba a entrar en una espiral de monotonía un sin sabor, impregnaba todo lo que hacíamos, con su ración correspondiente de malas caras, pequeñas discusiones de las que se suponía yo era la culpable por mi forma de ser, empezó la era de ceder, a sus caprichos, a sus ideas ,... nunca pedía opinión y si lo hacia se la pasaba por el forro, mi palabra tenía poco valor, mis problemas eran tonterías de niña chica.... Poco a poco me fui acostumbrando y pasaron los dos años siguientes. Compró con un préstamo de su padre, el apartamento de su abuela ubicado en unas viviendas sociales a las afueras de la ciudad, un barrio muy parecido en el que yo vivía, yo pensé igual querrá que vivamos juntos, para nada, lo quería como picadero y para hacer negocio vendiéndola por mucho más de su valor en negro y comprarse un coche, consiguió venderla y comprarse el coche, pero no sin discutir con su padre que no lo veía claro. Por sorpresa al poco de vender el apartamento, me dice que podíamos empezar a pensar en vivir juntos y buscar una casa, por inercia dije vale. Empezamos a echar solicitudes para adquirir una vivienda de protección oficial. En la primera promoción que echamos a pesar de que a mi no me gustaba la zona, lo hicimos por separado para el cupo general y no conseguimos nada, la segunda vez la echamos como futuro matrimonio ¡¡¡Cielo santo!!!, tampoco tuvimos suerte, viendo lo complicado que era decidimos buscar alquiler, en ese momento descubría su verdadero rostro, tenía que ser en las mejores zonas de la ciudad, más caros por supuesto, él no se merecía menos, no lo entendía, no ponía pegas para las viviendas de vpo y sí para vivir de alquiler, desconcertante ¿Verdad?, en ese momento salió su vena "clasista" que tanto daño me hizo intentando justificar lo que para mi era injustificable, una lucha interna entre mi esencia humana totalmente en contra de cualquier tipo de discriminación y la necesidad de agradar a la persona que amaba, para que me valorara y respetara, GROSO ERROR...

sábado, 4 de julio de 2009

Vivir con todo el tiempo del mundo:movimiento 'slow'




La persona sabia es aquella que sabe vivir en cada instante. Así afirma Dostoyevski: el hombre es desgraciado porque no sabe que es feliz. ¡Eso es todo! Si cualquiera llega a descubrirlo, será feliz de inmediato, en ese mismo minuto, en ese mismo instante. La vida te sonreirá , si somos capaces de descubrir esa sonrisa. Todo lo que nos rodea tiene su belleza, tiene su alma. Para ello se necesita tiempo, y aprender a ver con los "ojos"de nuestro interior; entonces nacen deseos de disfrutar la vida.

No se puede tomar la vida como una carrera, no es una competencia. Es un tesoro que hay que sorber cada momento, hay que compartirlo, es un soplo de eternidad. La vida es saber disfrutar y compartir el cariño inmenso que nos rodea, cuando estamos en familia, entre amigos, en el trabajo, en el campo, cuando sopla el viento y nos acaricia la lluvia. La vida es un eterno aprendizaje del amor. Alégrate de la vida porque te da la oportunidad de amar y trabajar y jugar y mirar a las estrellas (Henry Van Dyke).

Hay que vivir sin miedo a perder, pues al que vive temiendo nunca le tendré por libre (Horacio). Hay que vivir en el aquí y en el ahora, pues?algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora (John Lennon). Si amas la vida, no malgastes el tiempo que es la tela de la vida (Benjamín Franklin). Cuando se tiene en la vida un porqué, se vive sin dificultad el cómo (F. W. Nietzsche). Cuando una persona planta árboles bajo los cuales sabe muy bien que nunca se sentará, ha empezado a descubrir el significado de la vida ( Elton Trueblood).

Cada día hay que empezar a vivirlo como si fuese el primero y el último. Cada vida ha de tener sus espacios huecos, que el ideal ha de rellenar (Julia Ward Howe).La vida es breve, hay, pues, que aprender a vivir, a aprovecharla, para no tener que morir sin haber vivido, para no morir lentamente. Muere lentamente quien no viaja,quien no lee,quien no escucha música,quien no halla encanto en sí mismo. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar. Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito repitiendo todos los días los mismos senderos, quien no cambia de rutina, no se arriesga a vestir un nuevo color no conversa con quien desconoce. Muere lentamente quien evita una pasión y su remolino de emociones. Muere lentamente quien no cambia la vida cuando está insatisfecho con su trabajo, o su amor, quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir tras de un sueño... ¡Vive... arriesga... haz... hoy!

Nuestra sociedad estrasante, frenética, caótica..., totalmente toxica un veneno para la quietud del alma, que desvincula al ser humano de sus orígenes naturales, de su ciclo vital natural donde el tiempo se relentiza. Vivir a la velocidad de un caracol, filosofía que apuesta por un modelo lento, racional y humano de vivir. Carl Honoré, autor del libro 'Elogio de la lentitud' (RBA), es uno de los teóricos de este movimiento mundial que promueve un ritmo sosegado hasta en las actividades más cotidianas del ser humano.

El movimiento 'slow' tiene sus orígenes a finales de la década de los 80 en Italia, concretamente en Roma. La cerilla que encendió la mecha, y que dio origen a lo que desde entonces se denomina 'slow food' (comida lenta), fue la apertura de un establecimiento de comida rápida de una multinacional estadounidense en la céntrica Plaza de España. Casi una década después, en los noventa, ese combate contra la tiranía de las prisas y a favor de una cultura de la tranquilidad, llevó a un pequeño grupo de poblaciones italianas (Orvieto, Bra, Positano...) a crear el movimiento de ciudades lentas, 'Cittaslow', que pronto llegó a Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania, Noruega....y también a España. Entre el centenar largo de municipios lentos que conforman, de momento, dicha red internacional, siete son españoles: Pals, Begur y Palafrugell, en Girona; Bigastro, en Alicante; Rubielos de Mora, en Teruel; y Mungía y Lekeitio, en Vizcaya.



jueves, 2 de julio de 2009

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves (II)

[...] Una tarde de finales de verano decidí llamarlo por teléfono, me había dicho que le gustaba el cine y a mi también me gusta, no tenía mucho que hacer. Marco su número y suena la señal del teléfono y al poco tiempo una voz varonil al otro lado, una vez confirmado que es él quedamos para esa misma tarde, al final no fuimos al cine estuvimos en varias cafeterías y bares, un poco de química y una conversación agradable, amena y variada en temas, hicieron que se pasara toda la tarde y parte de la noche, se hizo la hora de recogerse, ese día él no había traído el coche y yo a pesar de no vivir muy lejos del centro pero sí de casa de sus padres y tenía la duda ¿Querrá ir hasta donde yo vivo?, ¿Qué pensará?, nada decidí que no me acompañara nos despedimos y ya quedaríamos para otro día.

La siguiente cita no se hizo esperar ya habían empezado las fiestas de septiembre y a partir de entonces empezamos a quedar todos los día y decidimos iniciar una relación.

Como todas las relaciones al principio fue muy bonita, parecía que teníamos muchas cosas en común, pasábamos ratos agradables, nos reíamos yo mucho más, él a penas se ríe, él me gustaba y me enamoré ciegamente. El primer año fue muy bien, nos veíamos todos los días, algo que después me agobiaría un poco, pero había algunas cosas que no me terminaban de encajar, mentiras que después con el tiempo saldrían a la luz, eran los primeros avisos a los que no di importancia, reacciones bruscas de pronto en una conversación se enfadaba, callaba ponía un semblante muy serio y ya no me volvía a hablar, en otra ocasión hojeando un cómic de humor"El jueves" en la última página ponían la imagen de una mujer macizona, pues en ese número también tenía la de un hombre que me resulto bien bueno y le dije-" ya era hora de que pusieran este tipo de fotos para alegrarnos la vista a las mujeres no va ser todo para vosotros"- Me miró y casi me congela, en la vida había visto una mirada tan dura, tan fría, tampoco sería ni la primera ni la última vez, se levantó del taburete y se marchó, me dejó sola en el bar. Yo alucinaba ¿Pero qué le pasa a este tío? A los dos día me llamó pidiéndome perdón, le pregunté qué había pasado, si le había molestado el comentario, pero jamás me dio una contestación y todavía no se porqué lo hizo y de esto hace casi 10 años. Otro aspecto que me desconcertaba, era su forma de hacer el amor, no se pero no terminaba de gustarme, no sentía pasión, amor, entrega, cariño, era algo muy raro que nunca me había pasado, pensé que era por los problemas que tenía con su padre, -por cierto muchos y todavía no resueltos- pero no era eso. [...]