jueves, 2 de julio de 2009

A mi no me pegaba, cuando el maltrato no lo ves (II)

[...] Una tarde de finales de verano decidí llamarlo por teléfono, me había dicho que le gustaba el cine y a mi también me gusta, no tenía mucho que hacer. Marco su número y suena la señal del teléfono y al poco tiempo una voz varonil al otro lado, una vez confirmado que es él quedamos para esa misma tarde, al final no fuimos al cine estuvimos en varias cafeterías y bares, un poco de química y una conversación agradable, amena y variada en temas, hicieron que se pasara toda la tarde y parte de la noche, se hizo la hora de recogerse, ese día él no había traído el coche y yo a pesar de no vivir muy lejos del centro pero sí de casa de sus padres y tenía la duda ¿Querrá ir hasta donde yo vivo?, ¿Qué pensará?, nada decidí que no me acompañara nos despedimos y ya quedaríamos para otro día.

La siguiente cita no se hizo esperar ya habían empezado las fiestas de septiembre y a partir de entonces empezamos a quedar todos los día y decidimos iniciar una relación.

Como todas las relaciones al principio fue muy bonita, parecía que teníamos muchas cosas en común, pasábamos ratos agradables, nos reíamos yo mucho más, él a penas se ríe, él me gustaba y me enamoré ciegamente. El primer año fue muy bien, nos veíamos todos los días, algo que después me agobiaría un poco, pero había algunas cosas que no me terminaban de encajar, mentiras que después con el tiempo saldrían a la luz, eran los primeros avisos a los que no di importancia, reacciones bruscas de pronto en una conversación se enfadaba, callaba ponía un semblante muy serio y ya no me volvía a hablar, en otra ocasión hojeando un cómic de humor"El jueves" en la última página ponían la imagen de una mujer macizona, pues en ese número también tenía la de un hombre que me resulto bien bueno y le dije-" ya era hora de que pusieran este tipo de fotos para alegrarnos la vista a las mujeres no va ser todo para vosotros"- Me miró y casi me congela, en la vida había visto una mirada tan dura, tan fría, tampoco sería ni la primera ni la última vez, se levantó del taburete y se marchó, me dejó sola en el bar. Yo alucinaba ¿Pero qué le pasa a este tío? A los dos día me llamó pidiéndome perdón, le pregunté qué había pasado, si le había molestado el comentario, pero jamás me dio una contestación y todavía no se porqué lo hizo y de esto hace casi 10 años. Otro aspecto que me desconcertaba, era su forma de hacer el amor, no se pero no terminaba de gustarme, no sentía pasión, amor, entrega, cariño, era algo muy raro que nunca me había pasado, pensé que era por los problemas que tenía con su padre, -por cierto muchos y todavía no resueltos- pero no era eso. [...]

5 comentarios:

  1. Hola.

    Gracias por visitar mi blog, espero que continúes haciéndolo.

    Una temática muy dura la del tuyo y todavía muy poco reconocida socialmente.

    Ánimo y adelante.

    RBlanco (Sofi)

    ResponderEliminar
  2. Doy por hecho que ya has salido de esa relación nefasta,te deseo todo lomejor del mundo , no se como he llegado aqui pero te he leido y queria dejarte mis animos y un abrazo saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Sofi, ha sido un placer visitar tu blog, aunque soy nueva en ésto, me da mucha alegría ver como diferentes personas visitan mi espacio y me hace mucha ilusión, visitar y conocer otras inquietudes que nos enriquecen con su sabiduría un gran beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Trini, encantada de que me visitaras y me dejaras tu comentario. Si aquella relación ya terminó, auque quedan pendientes algunas cosas. El relatarlacomo me ayuda a interiorizar mejor lo que me pasó, intentar aprender y no permitirlo más. Nadie está inmune a esta lacra y todos podemos aportar nuestro copo de nieve para vencer este mal que tanto daño hace, todos sabemos que un copo de nieve es tan insignificante como delicado; sin embargo si se juntan los suficientes en forma de avalancha, su fuerza es devastadora. UN gran abrazo, y muchas gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  5. Hola Loly, soy de Argentina, y soy hombre, entiendo perfectamente por lo que has pasado...porque yo lo viví. Si, a los hombres también nos pasa, no es algo que tenga que ver con el género, es maltrato y PUNTO. Sólo quiero decirte que me alegro mucho que hayas terminado con eso y que seguramente ahora mismo eres una persona más fuerte que lo que anteriormente eras. Para todos los que lean este comentario, investiguen, internet es una biblia de la información, a mi me sirvio, pero no solo investigar , sino darme cuenta, la mejor forma es abandonando la relación para poder ver objetivamente a la otra persona, cuesta mucho, yo aún la quiero a mi ex, pero se que no puedo tolerar más lo que he vivido. Puedes amar a otra persona por lo que es y por lo que has vivido, pero puedes dejar de amar por el daño que te hace.

    Saludos

    ResponderEliminar