sábado, 8 de agosto de 2009

Los efectos sobre las víctimas


La situación de violencia tiene efectos profundamente negativos sobre las mujeres que la sufren. Dado que se trata de un problema sistémico, que puede afectar a cualquier mujer en cualquier situación, no es posible identificar un perfil concreto de mujer víctima de violencia. Sin embargo, se pueden apuntar algunas características a tener en cuenta respecto a las víctimas de violencia de género.
  1. Han interiorizado su sumisión y, en consecuencia, adoptan un papel de inferioridad, tanto física como psicológica, respecto a su maltratador.
  2. Se responsabilizan a sí mismas de lo que ocurre, dado que no encuentran explicación a su situación, restando importancia y ocultando la gravedad de la misma.
  3. Como mecanismo de defensa, empatizan con el agresor, se identifican con él y le justifican, defienden y protegen.
  4. Se encuentran en una situación de aislamiento, emocional y físico y su único ámbito de actuación se reduce al hogar. Evitan la defensa puesto que se creen incapaces para resolver la situación, lo que lleva a un aumento de la ansiedad y de la depresión, y a una pérdida de autoestima.
  5. Delegan el control de su vida en su pareja. Tienen una fuerte dependencia emocional de su pareja-agresor, que se agrava cuando existe además una dependencia económica.
  6. Deterioro progresivo de la autoestima, dudas e indecisiones por bloqueo emocional.
  7. Desmotivación, ausencia de esperanzas.
  8. Carencia de poder real para solucionar el problema (impotencia/indecisión)
  9. Crisis de identidad, depresión, desorientación...