jueves, 12 de noviembre de 2009

EL INTERIOR DEL MALTRATADOR

"La crueldad es la fuerza de los cobardes" (Proverbio árabe)

Analicemos ahora el otro lado: ¿y el maltratador? Resulta fácil imaginar que no deben de ser personas felices. En algunos casos son diagnosticados de trastornos de personalidad. Pero, diagnosticados o no, suelen ser personas frustradas, amargadas, fracasadas, insatisfechas e inseguras, vacías, con baja autoestima, no saben pactar, escuchar ni llegar a acuerdos, y a menudo emplean el chantaje o la amenaza para lograr lo que pretenden. Justamente por esta característica, su inseguridad, necesitan exprimir el amor de su pareja; no esperan amor, lo exigen, necesitan que sea total y exclusivamente suya, porque ese amor es una de las pocas cosas que les pueden hacer creer que son personas dignas. El hecho de que se vean mal a sí mismos, de sentirse inferiores, explica la necesidad de humillar al otro con el fin de empequeñecerlo al máximo para sentirse superiores.

Los maltratadores desconfían, y por mucho que sus parejas se sacrifiquen, aguanten, perdonen, no se sienten merecedores de su amor. No pueden creer realmente ser queridos, porque en el fondo la imagen que tienen de ellos mismos es deplorable.

Para terminar este cuento indio

Un viejo cacique de una tribu estaba charlando con sus nietos, acerca de la vida. Él les dijo: Una gran pelea está ocurriendo dentro de mi … es entre dos lobos.Uno de los lobos es … el resentimiento, la inferioridad, el miedo, la maldad, la avaricia, la mentira, el egoísmo, la envidia, el rencor, la culpa, el dolor, la ira. El otro lobo, es … la paz, el amor, la bondad, la alegría, la gratitud, la sencillez, la esperanza, la serenidad, la humildad, la compasión, la sinceridad, la misericordia, la generosidad. Y después agregó:“Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro … de todos los seres de la Tierra.”Los niños pensaron por unos instantes y uno de ellos preguntó a su abuelo:- “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?”El viejo cacique respondió simplemente…- “El que alimentes”…

No hay comentarios:

Publicar un comentario