martes, 16 de febrero de 2010

¿Media naranja o naranja entera?

A la hora de abordar la prevención de violencia contra las mujeres, los mitos sobre la pareja y el amor romántico han de ocupar un lugar destacado. Así como su distinta incidencia en hombres y mujeres.
Estas creencias tradicionales transmitidas a través de los diferentes canales culturales (cuentos, películas, novelas, publicidad, lenguaje, etc..) pueden perpetuar relaciones de maltrato.
También pueden confundir y hacer ver amor donde no lo hay deformando la realidad hasta convertirla en una caricatura inalcanzable fuente de frustraciones y violencia.

MITOS DEL AMOR ROMÁNTICO MÁS POPULARES Y EXTENDIDOS EN OCCIDENTE
  1. Príncipe azul
  2. Media naranja o “Sin ti no soy nada”
  3. Mito del matrimonio o convivencia
  4. Mito de la exclusividad
  5. Mito del amor eterno o la perdurabilidad
  6. Mito del Emparejamiento
  7. Mito de los celos
  8. “Quien bien te quiere te hará llorar”
  9. Mito del libre albedrío

Unido a estos mitos tenemos, una EDUCACIÓN SENTIMENTAL DESECILIBRADA, bajo el modelo tradicional de feminidad patriarcal las niñas y las mujeres reciben una educación sentimental rica en matices y se alienta la expresión de sentimientos de tal manera que en algunos casos puede llegar hasta límites en los cuales muchas mujeres llegan a concentrar en su vida sentimental todos sus esfuerzos y expectativas de felicidad.

Por otro lado, desde la masculinidad tradicional machista los niños y los hombres son educados lejos del mundo de los sentimientos (excepto la expresión de ira o de rabia), lo que empobrece su capacidad para expresar lo que sienten y por tanto, simplifica sus relaciones. La carencia de educación sentimental en los niños y hombres está orientada a la potenciación de lo activo y a la proyección en el espacio público. Son entrenados para moverse en la lógica del poder, competitividad (ganadores o perdedores), agresividad, frialdad.

Como consecuencia de este tipo de educación muchos hombres viven el tener pareja como una especie de complemento secundario para su vida al que no dedican el tiempo necesario que el sostenimiento de una relación implica hasta límites de vivir la relación como un estorbo para la consecución de sus objetivos vitales. Esta asimetría educacional genera que las expectativas de hombres y mujeres con respecto a las relaciones de pareja acaben en frustración, conflicto y violencia.

En próximas entradas analizaré cada uno de estos mitos

(Fuente: Talleres de prevención de violencia de género; Foro internacional de juventud y violencia de género)

No hay comentarios:

Publicar un comentario