jueves, 18 de marzo de 2010

El encuentro con el maltratador. Tres tiempos: Ver, comprender y concluir. CONCLUIR

“Luna nueva”. Concluir la relación. Es el momento más peligroso para la mujer. Puede incluso poner en riesgo su vida. Es una etapa de mucha desestabilización psíquica, en la que precisa un acompañamiento sostenido, no culpabilizador, sin juicios, ni pautas establecidas. Requiere disponibilidad absoluta del entorno, para ir y venir, para entrar y salir.

Terminar una relación amorosa enfermiza es difícil pero no imposible. Algunas lo logran por sí mismas, otras necesitan ayuda. Lo importante es darse cuenta de que quien nos quita nuestra autoestima no la va a devolver. Al contrario, en cada intento por restituir la dignidad perdida, quedará más dolida y devaluada. No malgastar más tiempo ni energía. Es hora de ser valientes, de perder el miedo. No sólo se sobrevive, sino que sesiente un intenso alivio. Porque eso no es amor: es adicción. Todo amor que no produce paz, sino angustia o culpa, está contaminado de codependencia. Ese tipo de amor patológico, de obsesión, es sumamente destructivo. Al no producir paz interior ni crecimiento espiritual, no lleva a la felicidad. Si una relación humana resulta perjudicial para la salud física, moral o espiritual, hay que cortar.
Tercera fase, de la liberación, momento para amarse una misma, alejarse, cuara las heridas... No esperes que te devuelvan tus sacrificios, tu autoestima, todo lo que has dado, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se dé cuenta de lo que vales.
Hay que Cerrar capítulos.!!! Ya Tú ya no eres la misma que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, pasar la hoja, abrir un capítulo nuevo.

Fuentes: (ASPECTOS TEÓRICO- CLÍNICOS DEL MALTRATO A LA MUJER de Regina Bayo-Borràs, Psicóloga Clínica-Psicoanalista y páginas web sobre el acoso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario