jueves, 14 de octubre de 2010

Tipos de Vampiros Emocionales: Narcisistas

NARCISISTAS "Egos grandes, todo lo demás pequeño"
Subtipos:

Leyendas

  • Superestrellas
Lo que quieren los Vampiros Narcisistas es vivir sus fantasías GRANDIOSAS de ser las personas más inteligentes, con más talento y las mejores del mundo. No radica tanto en que se consideren a sí mismos como mejores que otros, sino que no piensan nada en los demás. Sin importar lo que digan, rara vez, hacen algo que no sea por motivos egoístas.
  • Leyendas: los narcisistas que no pueden convertir sus grandiosos éxitos en realidad, pueden convertir su realidad en sueño. Llegan a ser leyendas ante sus propios ojos. Pueden confundir entre lo que no les gusta y lo que no es importante. Cran REALIDADES ALTERNATIVAS que apartan a la gente poderosa y atraen a los débiles. Son desconsiderados hasta la saciedad. Son famosos por comenzar proyectos que nunca terminan, porque nunca completan las partes difíciles. La causa por la que no triunfan es porque no pueden hacer cosas que no quieren. Han desarrollado una forma de explosión emocional manipudaladora completamente suya. Llámese rabieta de culpabilidad. Cuando notan que están en un gran apuro, pueden prorrumpir en un torrente de autoreproche.
  • Los Superestrellas: Creen en lo más profundo de su alma que son las personas MAS IMPORTANTES de la tierra. Si osáramos decirles que no son tan grandes como se creen ya podemos salir corriendo de su lado porque nos destruirán. Estos narcisistas saben como trabajar y como vender. Cada uno de ellos tiene una colección de trofeos. El lugar más peligroso donde podemos estar es entre un narcisista y su trofeo. Los Superestrella aman los juguetes caros. Ellos van a conseguir lo que quieren tanto si formamos parte de ello como si no. Suelen ser más respetados que queridos. No entrar en su mundo a menos que sepáis salir de él. Cuando alguien les hace la vida difícil, los Superestrellas tienen rabietas como los demás Vampiros. Castigan con severidad los pequeños fallos. No hay que hacer caso omiso a sus rabietas: destruyen la moral .

Fuente: "Vampiros Emocionales" de Albert J. Bernstein

No hay comentarios:

Publicar un comentario