domingo, 21 de noviembre de 2010

Yo te insulto, tu me insulta el nos insulta...

Una amiga me remitió a mi correo de facebook la siguiente información.

"El Periodista digital, medio online dirigido por Alfonso Rojo dio cabida desde el mes de julio pasado en uno de sus foros, a mensajes injuriosos dirigidos a la portavoz del gobierno de CLM, Isabel Rodríguez.

Uno de ellos, firmado por alias “Cuidadín” se expresaba en estos términos

"Esta tía es totalmente violable. Pero no por lo buena que está, que da asco la cerda, sino por hacerla daño y mucho. Pero cuidado, que esta es de las que las violan y disfrutan como una puerca de cochiquera de tercera. Hay que esforzarse en que sangre y le duela y que no le guste nada".

Pese a que Periodista digital fue requerido mediante burofax por la Junta de Comunidades de CLM para que "con carácter inmediato" dejara de almacenar o impidiera el acceso a cualquier tipo de "contenido injurioso e incitador de la violencia" contra la portavoz del Ejecutivo, en septiembre, cuando la Fiscalía de Toledo abrió diligencias, estos mensajes aún podían leerse en dicho medio.

Algo de tal gravedad por lo que supone de incitación a la violencia contra las mujeres, es respondido por la portavoz del PP en CLM, Ana Guarinos, como que dichos insultos no deben “sorprender a Isabel Rodríguez si es ella la que ha estado principalmente con estos insultos” y que, “en muchas ocasiones las Cortes, el Gobierno y la propia portavoz, a través de su compañero sentimental, ha promovido actividades en las que se ponía verde a la señora Cospedal”, equiparando los excesos verbales a los que, desgraciadamente, asistimos cotidianamente en el juego político con una incitación a la violencia machista."

Después de leerlo, creo que este tipo de hechos tienen la clara intencionalidad de humillar, descalificar, quebrar la libertad de las mujeres, una bofetada más a la dignidad de la mujer y seguir perpetuando los valores machista que tantas muertes de mujeres está provocando e impiden la igualdad entre hombres y mujeres, para nada existe una intencionalidad de cortarlos, arrojándonos la escoria unos a otros tenemos bastante y acusando " tú lo has dicho antes" lo justificamos y uno se queda más ancho que largo.
Por ello he decidido participar con mi firma, publicarlo e invitarles a participar si al igual que a mí les indignan estos contenidos bochornosos.
http//actuable.es/peticiones/pide-maria-dolores-cospedal-obligue-ana-guarinos

domingo, 14 de noviembre de 2010

¿Cómo pueden seguir con su vida con normalidad y maltratar?

Una pregunta que quizás nos la hemos hecho muchas personas, maltratadas o no, ¿Cómo es posible que una persona maltrate a otra y siga su vida como si no hubiese pasado nada? Una de las respuesta que se me ocurren es mediante la NEGACIÓN del hecho en sí. Niegan su comportamiento, son incapaces de reconocer que hacen algo incorrecto o malo. Cuando el maltratador es un hombre para él significa desempeñar su papel, el papel que le correspondo como hombre "como debe ser".

Esta mentira la mantiene ante sí mismos y ante los demás, convirtiéndose en el mecanismo que les permite mirarse al espejo todas las mañanas sin sentir remordimientos ni culpa.

La forma mediante la cual consiguen la negación, es a través de la minimización, la racionalización y la justificación de sus hecho. Se dan una explicación de lo que está ocurriendo según sus propios esquemas de pensamiento, ampliando cada vez más los límites de su conducta, de tal forma que llegan a un punto que hagan lo que hagan, por muy horrible que sea, les parece totalmente normal. Hasta que este autoengaño no finaliza, el ciclo de la violencia continuará siendo cada vez más grave. Minimizando el daño para distanciarse del daño causado, se convence de que el hecho no es tan grave "yo no le pegué, sólo la empujé", así no sólo elude su responsabilidad sino que además se permiten el lujo de culpabilizar a la víctima de exagerar la agresión.

El maltrato psicológico es muy fácil de minimizar. Justificando, consiguen explicar por qué hicieron lo que hicieron "no pretendía matarla, pero tuve que amenazarla para que dejara de chillar", "me hizo llegar al límite, me sacó de quicio y perdí el control"...

Si admitieran que su conducta es mala, tendrían que admitir que son malos, ya que todos solemos indentificarnos con nuestra conducta. Por tanto, justificar es una forma natural de supevivencia psicológica. La negación es un truco de supervivencia que permite al agresor vivir consigo mismo engañándose y engañando a los demás, por eso no es extraño que este tipo de agresores, fuera del contexto familiar, en público, puedan resultar encantadores, amables e incluso cariñosas..., engañando a propios y extraños o incluso a jueces. La persona violenta tiene ideas cerradas: cree que su mujer, marido e hijos son de su propiedad y con sus "propiedades" puede hacer lo que quiere, percibe la conducta de su pareja como provocadora, le resulta muy difícil el observarse a sí mismo, confunden los sentimientos de ira y miedo.