miércoles, 7 de septiembre de 2011

Falsa realidad

Algo falla y no sabes qué es. Te sientes muy triste, temerosa, alterada, sola... como si tu vida no fuese la tuya y nada puedas hacer para evitarlo. Te esfuerzas por ser cariñosa, úti, capaz... ya no ves a tus amistades, (no le gusta), el contacto se hace cada vez más lejano, hasta que sólo te rodeas de las ruyas. Tu círculo social es el suyo, rara vez "soporta" a tu familia o personas queridas... Hagas lo que hagas, nada sirve.

Un día te paras, alguien te cuenta... la casualidad hace que esa canción, ese artículo en el periódico, ese anuncio en televisión... Te abra los ojos, porque has encontrado una conexión, sorprendentemente te identificas con ello y buscas, preguntas, rompes tu silencio y hablas, reaccionas; ¿Qué es mi vida? ¿Dispongo de ella? ¿Es normal que me insulten, me infravaloren...?


Seguramente han pasado años, muchos años, demasiados, has vivido una estafa, una vida irreal, te sientes dolida, defraudada, vacía, colérica, tonta... Has descubierto el origen de tu mal y al colaborador en mantenerlo; disfrazado de cariño, en ocasiones asfixiante; de atenciones desbordadas, celos divertidos al principio, convertidos en isoportables... piensas -"eso es amor."


Entonces recuerdas cuando: te insulta y no para aunque se lo supliques, critica lo que haces, lo que dices, como piensas, hace bromas sobre lo tuyo, siempre hace las cosas mejor que tú, tú: nunca tienes razón, si compras algo: es caro, innecesario, de mala calidad..., ante los demás se muestra como el que se esfuerza para que todo vaya bien, es galante, muy educado... fuera de casa (allí olvida el Saber Estar), se ríe de ti, no contigo, abre tu correo, te espia el ordenador, el teléfono móvil -sin tu consentimiento- (porque a ti se te olvida), toma decisiones por los dos (siempre son las mejores) y no consulta, tus noticias necesita confirmalas por otra persona (no eres fiable), te acusa de su comportamiento en ocasiones agresivo (tú eres quien le provocas).


Si te sientes identificada con algunas de estas situaciones: tómate tu tiempo y piensa. Descubre si ese tipo de trato es el que quieres. No es tarde para frenarlo, para plantearte y decidir por ti. Defiende tu derecho a ser tratada con dignidad, con cariño, con respeto, mucho respeto


No conoce clases sociale, sus protagonistas pueden cruzarse contigo en la calle, cualquier día, en cualquier momento... y no lo notarás. Sobrevive bajo el nombre de Maltrato Psicológicos, para algunos una invención, escurridizo como el agua, invisible como el aire y tan doloroso como el fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario