lunes, 12 de septiembre de 2011

Perfiles psicológicos del maltratador: el agresor psicópata

No es sencillo obtener un perfil psicológico de los maltratadores dadas las dificultades metodológicas que la mayoría de los estudios presentan. Pero sí podemos establecer una serie de características comunes asociadas con el maltratador doméstico. Numerosos estudios señalan como principales factores de riesgo una serie de circunstancias en la biografía del maltratador que hacen más proclives al ejercicio del matrato. Así, aquellos sujetos que cuentan en su infancia con exposiciones repetidas a malos tratos, han sido objeto de maltrato, que consumen alcohol y drogas, poseen unas desventajas socioeconómicas como el desempleo, inestabilidad laboral..., presentan un mayor riesgo de cometer actos de maltrato.

Estos factores no deben hacernos pensar o conceptualizar al maltrato doméstico como una cuestión de pobres y personas desfavorecidas, sino que estas condiciones aumentan la probabilidad de su aparición.

Es importante por tanto añadir un nuevo discurso a estas explicaciones sociológicas que mediatizan el fenómeno del maltrato y son las características psicológicas de los suejtos que realizan el maltrato a fin de poder arrojar nuevos datos y explicaciones respecto al discurso sociológico tradicional.


El agresor psicópata

Representa al maltratador más violento y desconocido por su exhibición de encanto superficial y locuacidad que caracteriza a la mayoría de los sujetos diagnosticados con el trastorno de la psicopatía.

Es curioso, como este tipo de agresor es visto por la mayoría de las personas de su entorno, como una persona impecable, un buen vecino, un buen padre y todos aquellos atributos sociales que hacen de una persona un individuo socialmente cosiderado. Esta es, sin duda una trampa de la que se sirve el agresor psicópata para conseguir los porpósitos que persigue y por esta misma razón resulta frecuentemente difícil de manejar, incluso de descubrir.

Como afirma Vicente Garrido en su libro "Amores que matan (2001)", el maltratador psicópata miente de forma brillante (en ocasiones por el puro placer de hacrlo, sin que haya nada obvio que ganar) y aparentan ser encantadores: sin embargo, esa capacidad de fascinar es una herramienta puesta al servicio de sus propios intereses con las mujeres, un interés puramente instrumental para logar captarla con el objetivo de expoliarla, de obtener el beneficio necesario para conseguir sus planes.

Si unimos esa capacidad de manipulación con su intenso egocentrismo, con su nivel de autovalía, nos encontramos ante un sujeto capaz de cometer los actos más violentos y atroces con tal de consguir lo que se propone, incluido matar a la mujer si ésta constituye un obstáculo. Esta sería una de las principales causas de agresiones a mujres por parte de sus marios que presentan los rasgos de la psicopatía (Garrido 2001).

Para los maltratadores psicópatas, el matrimonio es un trampolín, una adecuada vía de acceso a sus propósitos de logro de poder social y económico, pero carecen de la capadidad básica de generar las emociones necesarias para que un matrimonio perdure.

El agresor psicópata persigue subyugar, vejar e incluso matar a su pareja en el momento en que ésta deja de convertirse en un instrumento necesario para sus metas, y en el momento mismo en que ésta comienza a presentar posiciones contrarias a lo esperado por el agresor, constituyendo una seria amenaza para sus caprichos, Es en ese momento en el que decide desprenderse de ella de la forma que sea.

Podemos distinguir una serie de fase en el acto de caza de un agresor psicópata con las mujeres:

Vulnerabilidad: en aquellas mujeres que presentan un estado emocional delicado, una crisis vital en la que necesitan apoyo, resulta más fácil que un psicópata pase a manejar sus vidas, aprovechando esta situación de vulnerabilidad.

Fascinación: el despliegue de locuacidad y encanto que sabe mostrar el psicópata, como características claves de su capacidad de manipulación, son el arma adecuada para ejercer una fascinación en aquellas mujeres víctimas de sus caprichos, Son frecuentes los halagos y los regalos que realizan para captar a la víctima y todos sabemos el efecto que esto produce en una persona que atraviesa por seria dificultades emocionales.

Absorción: El psicópata en esta fase, comprueba que la mujer está fuertemente sujeta. Ahora está preparada para que su vida gire en torno a los deseos de él. Esta fase es muy rápida, consiste en que todos los pensamientos de la chica versán sobre él. Su trabajo, sus proyectos, sus amigos, todo es ahora secundario. Su dependencia emocional camina hacia su cenit.

Explotación: Constituye la etapa del proceso perseguido desde el principio por el agresor psicópata. Es aquí donde aparece el terror y el desconcierto de la víctima. Terror psicológico, agresiones físicas o ambos fenómenos aparecen con fuerza en esta fase.

Revelación y horror: La víctima se da cuenta de que la persona con la va a vivir es una persona que la destruirá y que no va hacerla feliz. Ella percibe que depende emocionalmente de él. Se ha producido un fenómeno de refuerzo inminente tras un suceso altamente aversivo, se suceden otros que produce paz y tranquilidad a la víctima, Este refuerzo produce el enganche psicológico necesario para que la víctima sea incapaz de predecir el siguiente ataque, y le va a impedir separase de él con más dificultad, pues el enganche psicológico, le impide pensar por ella misma. El concepto de la impredectibilidad es uno de los elementos claves que posibilitan el desarrollo del ser humano con unas mínimas garantías de seguridad. Todo aquello que no es susceptible de ser predicho en algún grado, produce en las personas angustia y bloqueos emocionales, incompatibles con el correcto desarrollo de la personalidad humana.

Liberación: Por desgracia, es una fase a la que no toda mujer puede llegar. Aquellas mujeres que consiguen deshacerse de las "garras" del psicópata experimentarán por fin el alivio tras la dependencia emocional a la que estaban sujetas durante la relación.

(Fuente: Jornadas: "violencia y sociedad" Ponencia: Violencia en el ámbito familiar, D. José Alba Robles, profesor de psicología básica Universidad de Valencia)

3 comentarios:

  1. Muy bueno, felicidades. Está expuesto de manera muy clara. La verdad es que lo estaba leyendo y me sonaba por una amiga (por suerte cortó ya con el muy ****). Es algo muy importante y se debe estar muy alerta, ya que en este caso se podía ver que la familia casi idolatraba al chico, lo que quizás los cegaba un poco, pero finalmente se dieron cuenta de lo que era.
    Felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Es lo terrible de este tipo de personas, con el resto del mundo son encantadores para que nadie te crea que es capaz de ser un abusador, incluso con las propias víctimas al principio las hace sentir como si fueran diosas: las únicas que los comprenden, que los aman, que sí los valoran. Ya con esos ganchos vienen los chantajes, y para entonces ya es muy difícil salir de la situación.

    Perfil de un maltratador

    ResponderEliminar
  3. Hay diferentes desequilibrios mentales, llamados desordenes de personalidad antisocial, los cuales aunque no significan lo mismo, tienen varios factores y características que son comunes tales como: desapego a las leyes o las normas morales; bajo sentido del derecho de los demás, falta de sentimiento de culpa o de remordimiento; y una tendencia por el comportamiento violento, entre otras.

    En psicología se utilizan los dos términos sin discriminación para nombrar a las personas desequilibradas. Sin embargo existe una diferencia más certera entre los psicópatas y los sociópatas.

    Les recomiendo que lean este artículo para saber las diferencias entre sociópata y psicópata.

    http://goo.gl/WGj0yw

    ResponderEliminar