sábado, 10 de noviembre de 2012

7 PASOS PARA SUPERAR EL MALTRATO PSICOLÓGICO (III)



Quinta fase: Decidir la condición.
 
Una condición es algo que tiene que ocurrir para que otra cosa ocurra. Referido al propio comportamiento, es la manera de pensar, sentir y actuar que facilita que algunas cosas nos ocurran y otras no. Las condiciones se adoptan, generalmente, de manera inconsciente e involuntaria, determinada por experiencias y relaciones pasadas, y por la forma habitual de responder ante distintas circunstancias. Cuanto más se comporta una persona decierta manera, más probable es que siga haciéndolo igual y, en consecuencia, que le sigan pasando las mismas cosas.

La condición de una situación viene definida por las dinámicas que la configuran; si llegamos a entenderlas, podremos predecir con cierta certeza lo que va a pasar después. Naturalmente, la capacidad de predicción es limitada, no sólo porque algunas dinámicas se nos escapan, sino también porque toda condición está siempre abierta a la intervención de casualidades imprevisibles que alteran los cursos más seguros. Una vez que se entiende la situación (fase cuatro), puede ponérsela nombre, o, por lo menos, describirla en una frase sencilla. Algunas situaciones son lo bastante complejas como para que puedan definirse de varias formas distintas, como resultado que son de circunstancias interrelacionadas o coincidentes. Decidir la condición es elegir, entre las distintas opciones presentes, una que preferimos a las demás. Redefinir la situación es darse cuenta de los cambios que han tenido lugar, y formular una nueva frase que encaje con las condiciones presentes. La gran ventaja de decidir la condición es que acaba con el desconcierto y permite concentrar las fuerzas en tomar las medidas apropiadas. Cierto es que la elección puede ser equivocada, por lo que siempre ha de tomarse esta decisión más como una hipótesis orientativa que como una verdad incuestionable.
Una vez decidida la condición de la situación es preciso decidir la propia condición, lo cual equivale a la autodefinición de la persona en esa circunstancia. Una de las mayores dificultades en el tratamiento de personas maltratadas es que, una vez que han optado por la condición de víctima, es muy difícil para ellas aceptar intervenciones que puedan sacarlas de su situación. Decidir la propia condición requiere tener en cuenta lo que la persona quiere para sí, y no solamente cual es la que más fácilmente parece encajar con lo que está viviendo en un momento preciso.
En resumen, decidir la condición es formular una hipótesis operativa sobre las dinámicas activas en una situación y elegir las más apropiadas para cambiarla en favor de la definición personal. Para hacerlo bien, es esencial considerarse a si mismo como una fuerza activa en el conjunto, algo que ya fue aprendido en la fase uno. La evaluación objetiva y realista de las dinámicas personales y de las dinámicas de la situación permite evitar dos errores extremos: Considerarse victima impotente de las circunstancias, ajeno a su desarrollo y confundir deseos y temores con expectativas más o menos probables. En toda situación hay dinámicas que determinan su evolución y las decisiones personales son una de ellas. Pero hay más, algunas completamente desconocidas e imprevisibles. En esta fase se forman modelos mentales de los distintos futuros posibles y se decide esforzarse para hacer cada vez más probable el que ha sido elegido. Se desarrolla así el sentido de propósito, que es el compromiso consciente, deliberado y responsable con el futuro personal.

Sexta fase: Actuar, no reaccionar.

Una vez que decidida la condición que mejor encaja con el futuro personal en construcción, sólo queda actuar con estrategia y efectividad para hacerlo realidad. Usando el lenguaje con toda propiedad, se puede decir que, en un momento dado, ni el pasado ni el futuro existen. El primero, porque ya no está. El segundo, porque todavía no ha llegado. Ambos son creaciones mentales, la primera basada en el recuerdo de acontecimientos, la segunda en proyecciones o modelos más o menos probables. Lo que si que existen, en ese mismo momento, son los efectos del pasado y las causas del futuro. Reaccionar es obrar conforme a las causas que han actuado sobre uno mismo. Es, en cierta forma, dar vida a una continuación del pasado. Por el contrario, actuar con visión de futuro, o “proaccionar”, como dicen los expertos en gestión empresarial estratégica es obrar de manera consciente y deliberada para ser causa del futuro. Cuanto más reactiva es una persona, menos poder tiene sobre su vida y más se convierte en esclavo de las circunstancias. Lo contrario ocurre en las personas proactivas.
 
Teniendo en cuenta  que todo lo que ocurre tiene que ver con la intencionalidad humana, con la relación natural causa-efecto o con el azar, se pueden definir tres formas de actuar:
Reacción: Respuesta automática de intencionalidad inconsciente a otras acciones o acontecimientos. La reacción es el efecto de otra causa o intención. Es la forma de actuar típica de los animales y se puede educar por reflejos condicionados.
 
Proacción: Acción deliberada de intencionalidad consciente, cuyo objetivo es ser causa de determinado acontecimiento o reacción. Es propia del ser humano emocionalmente inteligente. Se ve facilitada por un buen conocimiento y dominio de si mismo y por una acertada decisión sobre las condiciones operativas en cada situación.
Acción indiferente o espontánea. Su causa e intencionalidad no están claras, pero produce efectos. Puede ser una expresión de inclinaciones naturales o una respuesta intuitiva a determinada situación. Como no se sabe bien que es lo que la motiva, de la persona que obtiene buenos resultados actuando así de manera consistente y repetida decimos que tiene suerte, instinto o “baraka”. Hay gente a quien le ocurre exactamente lo contrario, mete la pata con regularidad y tiene definitivamente mala suerte. Es una observación interesante que la práctica regular de las técnicas de meditación y la toma de una actitud positiva ante la vida favorece la buena suerte, mientras que la tensión crónica y las actitudes negativas aumentan la mala.

La tarea en esta fase es desarrollar al máximo la proactividad y controlar las tendencias reactivas. Una persona en esta fase, siempre que está a punto de hacer algo, se pregunta si esa acción va a facilitar su nuestro futuro elegido, o si es una mera reacción a causas del pasado.

Al llegar a casa, Juan encuentra a su mujer tensa y depresiva. Su hijo adolescente le ha faltado al respeto y ella dice que necesita un correctivo. La primera reacción de Juan es quejarse de lo cansado que viene. La segunda, es enfadarse con su esposa, con su hijo o con los dos. Sin embargo, el futuro elegido de Juan es una familia unida y feliz con un hijo que se independiza progresivamente para convertirse en un hombre de provecho. En consecuencia, aplica las medidas proactivas apropiadas a la condición que ha elegido: consuela a su esposa, coincide con ella en que el chico está atravesando un periodo difícil y que para educarle es importante mantenerse serenos y tener una estrategia común. Por supuesto que se abstiene de reproches como “Si no lo hubieras mimado tanto” y “ya te dije yo que …”. Después llama al joven, y le pregunta si está en condiciones de hablar un rato. Si parece alterado, o enfrascado haciendo sus deberes, puede que sea mejor posponerlo para otro momento, porque lo que Juan tiene en mente no es una intervención puntual aislada, sino una conversación interactiva en la que su hijo pueda articular sus dificultades para comportarse. Puede ser que lo esté pasando mal por otras razones, y que necesite comprensión, apoyo y consejo. En todo caso, hay que exponerle la conducta que se espera de él, no como una imposición o en forma de reproche, sino como exposición razonable de lo que es la convivencia. Independientemente de los resultados inmediatos, Juan está trasmitiendo un ejemplo de acción proactiva. Es probable que el mero hecho de verle actuar así ayude al resto de su familia a reducir su reactividad y aumentar su proactividad. .


Fase séptima: Gestión creativa de la realidad.

Las personas que llegan a esta fase, cuyo estudio entra de lleno en el terreno de la Psicología Positiva, ya se han convertido en agentes de progreso personal y cultural.
 
Estabilizar lo que es bueno, cambiar lo que es malo. Cuando, a fuerza de práctica, una persona adquiere el hábito de la proactividad, empieza a crear a su alrededor un halo de seguridad y de confianza. Una persona que toma responsabilidad por su propia vida, que mantiene la calma, que sabe minimizar el daño, que comprende las situaciones y que actúa de manera proactiva para desarrollar las condiciones más favorables, es una joya para cualquier organización o sociedad. Además de su influencia saludable, su mera existencia es un ejemplo de que todos pueden aspirar a gestionar creativamente las situaciones más difíciles. No hay que asumir que las personas en esta fase son simplemente pacificas, comprensivas, bondadosas, dispuestas a ayudar, etc. Es cierto que todas esas actitudes suelen facilitar las relaciones interpersonales y llevan a un buen futuro, pero ser proactivo significa “actuar teniendo en cuenta las consecuencias de los propios actos en cada situación”. Una persona proactiva sabe muy bien y tiene muy claro lo que quiere, es decir, es firme en sus propósitos. Pero, como las situaciones son cambiantes, es, al mismo tiempo, flexible en su conducta. Algunas reacciones pueden parecer bondadosas a primera vista, pero son, después de todo, respuestas de pasado, que no tienen en cuenta el futuro y pueden ser inapropiadas. A veces, es mejor ser seco y distante que amable y cariñoso. La asertividad, que es una forma de expresión apropiada de la agresividad, puede ser una respuesta muy apropiada en algunas ocasiones. Por otra parte, hay situaciones estables en las que es necesario introducir un cambio, porque si se dejan evolucionar libremente llevan a la esterilidad, a la frustración o al agotamiento. Adaptarse reactivamente puede ser tan destructivo en estos casos como subvertir el orden establecido puede serlo en otros. Una cualidad que las personas en fase siete poseen en alto grado es la empatía, capacidad de percibir de manera intuitiva y directa los sentimientos y dinámicas psicológicas de los demás. Gracias a esta habilidad pueden entender y anticipar mejor las reacciones ajenas, lo cual facilita enormemente su acción proactiva. Por ejemplo, una persona puede mostrarse desagradable porque se siente amenazada, o por que está angustiada por sus propios problemas, o porque siente una malevolencia o desaprobación especial contra su interlocutor. Ante el mismo comportamiento, la respuesta proactiva será diferente según se perciban las causas del mismo.
 
Una persona reactiva, en cambio, actuará siempre igual, generalmente ocasionando mayor conflicto. Por otra parte, hay que tener en cuenta que, aunque la empatía enriquece de manera muy valiosa las relaciones humanas, las personas empáticas corren un cierto riesgo de ser manipuladas por psicópatas hábiles o de sufrir contagio de las emociones negativas ajenas. El complemento necesario de la empatía es la ecpatia (Rivera, 2004), definida como “proceso mental voluntario de exclusión de sentimientos, actitudes, pensamientos y motivaciones inducidas por otro”. Si la empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de otro, la ecpatia es la capacidad de ponerse en el propio lugar. Una persona en fase siete sabe combinar empatía y ecpatia, no se deja engañar ni amedrantar, es consciente de que la madurez de los demás redunda en su propio beneficio, favorece la creatividad y el progreso ajenos sin renunciar al propio y contempla cada situación de estrés como una oportunidad para su desarrollo personal. Con mucha gente así, habrá pocas crisis en el mundo y las que se presenten serán fácilmente resueltas.
 
 
 

miércoles, 7 de noviembre de 2012

7 PASOS PARA SUPERAR EL MALTRATO PSICOLÓGICO (II)

Tercera fase: Minimizar el daño.

Una vez que la víctima sabe inducir y mantener la calma, pronto descubre que sus procesos mentales son más eficaces y que percibe con más claridad la naturaleza de sus problemas. Es frecuente que la ansiedad se disuelva y que soluciones apropiadas se hagan evidentes con toda facilidad. El miedo paraliza la iniciativa y la ira oscurece el razonamiento. Una mente serena percibe mejor las causas y las consecuencias de cada situación. Pero muchas veces esto no es suficiente. Entonces es necesario iniciar la tercera fase de la psicoterapia secuencial integrada, “minimizar el daño”
Defino como “daño” al sufrimiento provocado por un agente externo que no está bajo el control del individuo que lo sufre. Si ésta es la situación, ha de ser aceptada, pero en su justa medida, sin exagerarla ni permitir que destruya la integridad personal.
 
Dos errores extremos son posibles en este momento: Uno es negar el daño, pretender que no existe, o que carece de importancia. El otro es dejarse arrastrar por el sufrimiento, lamentarse, enfadarse con uno mismo y con el mundo, desmoralizarse, interiorizar la experiencia de ataque y sentirse fracasado.
 
Minimizar el daño consiste en mantener las cosas en su punto, sin negarlas ni empeorarlas con reacciones autodestructivas. Aquí viene muy bien mantener la calma, porque en ese estado mental es posible distinguir la parte de sufrimiento creada por las circunstancias y la parte que es de propia creación. Por muy mal que esté todo, siempre pueden estar peor, y eso es lo que hay que evitar. Minimizar el daño es reducirle a su mínima e inevitable expresión, lo cual requiere, como primer paso, aceptar que existe. El siguiente paso es la gestión del daño, que tiene tres partes:
  1. Decidir qué hacer cuando se sufre un ataque, una desgracia o una pérdida, o cuando la situación es crítica, estresante o traumática.
  2. Tener la presencia de ánimo para buscar soluciones, sin dejarse arrastrar por las emociones negativas y sin complicar las circunstancias con reacciones destructivas.
  3. Aprovechar la experiencia para fortalecer la personalidad, controlar mejor las circunstancias y prevenirse contra daños futuros.
La tendencia a empeorar las cosas está siempre presente, en gran parte, se debe a la confusión frecuente entre ser culpable y ser responsable. Responsable viene de responder; ser responsable quiere decir que, ante una situación difícil, el sujeto tiene el hábito de buscar salidas y soluciones. Sentirse culpable es juzgarse, criticarse y castigarse, generalmente para satisfacción de terceros, que esperan esa expiación por razones de dominio, justicia o venganza. Culpar a otros es una defensa contra sentirse culpable, una forma de hacer que la culpa cambie de sitio, pero sin poner en marcha la propia respuesta de responsabilidad para que la situación mejore o, al menos, no vaya a peor.
Los “parásitos de la mente” son pensamientos breves y automáticos que se disparan en situaciones de crisis, y que afectan profundamente al individuo sin que éste sea consciente de ello. La mayoría son comentarios o conclusiones erróneas, exageradas o distorsionadas, autocríticas o temores avivados a partir de un motivo real mínimo. En las personas afectadas por los “parásitos de la mente” todos los reproches y recriminaciones acumulados desde la infancia saltan a la menor oportunidad. Un enfermo típico, cuando algo se le cae al suelo, en lugar de limitarse a recogerlo y, como mucho, buscar la manera de reponerlo si se ha roto, entretiene ideas tales como “soy tonto”, “soy un torpe”, “que desgracia, lo rompo todo”, etc etc, Otro parásito favorito, que se dispara ante cualquier decepción es “Nadie me quiere, todo el mundo pasa de mi”. De todos estos hábitos destructivos, el peor es el “autoestrés”, tendencia a dar vueltas a todas las complicaciones y desgracias imaginables que podrían suceder, hasta generar un estado de agonía que procede, no de los problemas reales, sino de las fantasías que el paciente se hace sobre ellos. Agobiarse por estar agobiado, con razón o sin ella, es una forma de autoestrés, uno de los peores parásitos de la mente.

Las medidas más sencillas para minimizar el daño son:
  1. Desentenderse de la culpa y aceptar la responsabilidad (excepto en los jueces, cuya responsabilidad es encontrar al culpable)
  2. No empeorar las cosas
  3. Detectar los parásitos mentales y no permitir que sean operativos
  4. No desviar las emociones negativas hacia gente inocente.
  5. Parar el autoestrés
La primera expresión de la vivencia de daño son emociones negativas dolorosas, y la segunda estrategias defensivas para evitar la vivencia de daño. En muchos casos, los parásitos de la mente pueden entenderse como estrategias cognitivas para escapar de la vivencia de daño y no como causas primarias de alteraciones emocionales. Como son maladaptativas, no sólo no consiguen su propósito sino que perpetúan y cronifican los efectos del daño. Otras estrategias maladaptativas son las actuaciones impulsivas y la creación de conflictos interpersonales. La psicoterapia secuencial integrada considera los sentimientos como opiniones tomadas por la parte no racional de la persona, o, en términos neurobiológicos, como expresión de la actividad reactiva del sistema límbico o cerebro interno ante las circunstancias. Por esta razón, lo apropiado no es intentar deshacerse de ellos (lo cual no es posible) sino todo lo contrario, percibirlos en toda su pureza, absteniéndose de toda conducta que pretenda evitarlos, es decir, de las estrategias para evitar el sentimiento. El procedimiento es prácticamente imposible sin una cierta maestría de la segunda fase, mantener la calma. En la práctica de sentir el sentimiento las emociones dejan de ser una molestia desagradable, para convertirse en una fuente de información que puede ser cognitivamente procesada.

 
Cuarta fase: Comprender la situación.

 
Una vez que la víctima está centrada, sabe mantener la calma y no pierde tiempo ni energía en empeorar las cosas, está en condiciones óptimas para comprender lo que está pasando. Por lo general, toda situación crítica es el punto terminal de una secuencia, que, a su vez, forma parte de otra serie de secuencias interconectadas. Todo lo que pasa es el efecto de una causa, o de una intención, o del puro azar. Saber distinguir una cosa de otra requiere mucha calma, y es probable que sea necesario repetir varias veces las dos fases anteriores para lograr una cierta distancia de las circunstancias estresantes. La actitud cognitiva correcta es ponerse en un punto de vista externo, ver las cosas desde fuera, como si no tuvieran una implicación personal. Esto es relativamente fácil cuando las tres primeras fases están bien afianzadas, pero resulta imposible para quien está anegado por el miedo, el estrés o la ira. Las emociones negativas hacen ver las circunstancias desde dentro, estrechan la atención y desencadenan la respuesta de lucha-huida. Sólo en estado de calma es posible abstraerse del sufrimiento y analizar la situación desde una perspectiva amplia. Los procedimientos de mentalización ayudan a percibir y entender las intenciones y motivaciones ajenas y a protegerse de sus emociones negativas.

Mientras que la evaluación cognitiva de la situación es correcta y necesaria, es preciso recurrir además a otras dos fuentes de información que están siempre presentes y que son con frecuencia descuidadas por la mayoría de las terapias: La reactividad corporal y los sentimientos. El acceso y conocimiento de la primera se desarrolla ya desde la segunda fase de la psicoterapia secuencial integrada. El aprendizaje de la lógica de los sentimientos se inicia también en esta fase y se perfecciona en la tercera. En la cuarta fase se recurre tanto a la evaluación cognitiva como a la percepción de las respuestas somáticas automáticas y de los sentimientos. Es una aportación interesante de la psicoterapia secuencial integradora la descripción de cómo han de aplicarse los criterios para valorar y entender una situación. Estos criterios son cinco:
  1. Criterio corporal. Reactividad somática instintiva, como, por ejemplo, contractura de grupos musculares, presión o malestar en el pecho, vacio o tensión en el estómago, etc
  2. Criterio sentimental: Ansiedad, miedo, ira, rechazo, apego, tristeza y, en general, todas las opiniones del cerebro interno sobre las implicaciones de la situación en que se encuentra
  3. Criterio racional: El análisis lógico de la situación
  4. Criterio social: Costumbres, pautas de apreciación cultural, actitudes y modos de responder del grupo ante la situación
  5. Criterio personal: La integración de todos los criterios parciales anteriores en un modelo coherente de “que es lo que está pasando”. La labor del quinto criterio es conjuntar la información aportada por cada uno de los criterios parciales a través de percepción sensorial, sentir el sentimiento, lógica racional y motivación social para llegar a una formulación que los tenga a todos en cuenta.

domingo, 4 de noviembre de 2012

7 PASOS PARA SUPERAR EL MALTRATO PSICOLÓGICO (I)

El catedrático en psiquiatría José Luis González de Rivera propuso la psicoterapia secuencial integradora como tratamiento para superar el maltrato psicológico, e inicialmente nació como un programa para superar situaciones que desbordan al individuo. La psicoterapia secuencial integradora contempla siete fases de progreso personal, que van desde la indefensión más absoluta hasta el funcionamiento más óptimo y creativo. Estas son:
1. Centrarse y tomar posesión de la propia vida
2. Mantener la calma
3. Minimizar el daño
4. Entender la situación
5. Decidir la condición
6. Actuar, no reaccionar
7. Gestión positiva de la realidad
 
Primera fase: Centrarse y tomar posesión de la propia vida.
Sea cual sea la condición y situación personal o la circunstancia con la que uno se enfrenta, decidir que el núcleo central de la solución está en uno mismo es el primer paso. Por eso esta fase se llama “Tomar posesión de la propia vida”, que significa aceptarla como propia, reconocerse responsable de todo lo que en ella ocurre. Diferenciar entre responsable y culpable es muy importante. “Responsable” significa “el que responde”, el que tiene a su cargo la situación, el que toma las decisiones y se ocupa de poseer los medios eficaces para llevarlas a cabo. No importa cuántas veces salga algo mal, el que se siente realmente responsable de su vida no pierde tiempo ni energía en sentirse culpable, sino que se trabaja para  superar las circunstancias adversas y a convertirse en parte activa de lo que le ocurre.
No es raro que una persona víctima de maltrato psicológico o físico se desespere y se pregunte ¿Cómo voy a sentirme bien, cómo voy a coger las riendas de mi vida y ser feliz con lo que me han hecho?”. La respuesta del doctor José Luis González Tienes que sentirte eficaz, contenta y feliz. Esa gente será culpable de lo que te han hecho, pero tú eres responsable de cómo te sientes.
Esta postura existencial se llama “centrarse”, porque todas las fuerzas se recogen en uno mismo, en lugar de desperdigarse clamando por ayuda y protección. Un gran número de personas consiguen de manera espontánea algún progreso en esta fase Sin embargo, existen quienes  presentan como actitud vital la convicción de que alguien ha de atenderles, comprenderles y resolver sus problemas. Esperan que su existencia sea lógica, justa y agradable, y atribuyen a otros la responsabilidad de crear las circunstancias propicias para así sea. Éstas personas experimentan con frecuencia estados de ansiedad, ira o tristeza, de los que invariablemente culpan a otros. Su defensa preferida es la externalización, que consiste en atribuir la causa de todos sus problemas a todo aquel  distinto de ellos mismos. En los raros casos en que esta defensa funciona, las consecuencias caracterológicas más importantes son la sumisión dependiente y la ineficacia en el logro de los objetivos personales. Lo más frecuente, sin embargo, es que el fracaso repetido de la defensa de externalización lleve a profundos sentimientos de indefensión, desvalimiento, inferioridad e impotencia, irritabilidad, rencor..., (estados disfóricos).
Transmitir las actitudes necesarias para superar la primera fase toma tiempo, pero no es necesario esperar a que esté totalmente consolidada para iniciar el trabajo propio de la segunda fase. De hecho, adquirir la capacidad de crear y mantener la calma favorece en gran manera a la consolidación de esta fase. Uno de los efectos del entrenamiento autógeno, y posiblemente de otras técnicas de meditación, es aumentar los sentimientos de autonomía y eficacia, al proporcionar al paciente un procedimiento personal y fiable para contrarrestar sus estados disfóricos.
 
Segunda fase: Mantener la calma.
 
El descubrimiento de la responsabilidad por la propia vida lleva inevitablemente a la angustia existencial. El universo es enorme y está lleno de fuerzas poderosas y desconocidas. La vivencia de la fragilidad y del ínfimo poder personales lleva fácilmente a la renuncia a los logros de la primera fase, a dejarse arrastrar por las emociones alteradas y a echar la culpa y la responsabilidad de ellas a otros. Por eso, una vez que la víctima se centra en si misma, ha de aprender a mantener la calma. Es necesario que una persona que está acelerada, irritada, angustiada o estresada se dé cuenta de que le conviene más estar tranquila y serena. Llegar a esta conclusión es fácil y relativamente rápido para la mayoría pero, en otros, por el contrario puede prolongarse durante años. De hecho, el descubrimiento de la primera fase de la psicoterapia secuencial integradora se realizó gracias a la experiencia con pacientes que no podían aprender ni practicar de manera regular las técnicas de meditación. El rechazo a la vivencia de relajación es uno de los criterios más fiables para establecer la necesidad del trabajo de la primera fase terapéutica. Cuando una persona está angustiada es una crueldad pedirle que mantenga la calma, a menos que se le enseñe como hacerlo. Muy pocas personas descubren por sí mismas como generar calma. Lo más lejos que con frecuencia llegan es a contenerse, aguantar el estrés y disimular los sentimientos disfóricos. La calma, como el estrés, es una reacción automática e involuntaria. Nadie puede estresarse ni calmarse aposta, como nadie puede tener sueño o hambre a voluntad. De ahí la necesidad de una técnica para inducir la actividad cerebral especifica que produce el estado de calma. Cierto es que algunas personas son capaces de hacerlo de manera instintiva y natural, pero ellos raramente aparecen en una consulta psicológica ni psiquiátrica. Los que llegan tiene el don contrario, el de agitarse e inquietarse hasta el punto de perder los nervios y el sueño ante circunstancias adversas.
El estrés y la ansiedad son respuestas inevitables ante la percepción de un peligro. En su justa medida, avivan la inteligencia y aumentan las fuerzas. La naturaleza ha dotado al ser humano de mecanismos automáticos que disparan la “reacción de lucha o huida”. El corazón bombea sangre a tope, la presión arterial sube, los músculos se tensan, la adrenalina y el cortisol se disparan, las funciones mentales se sacrifican al estado de alerta y los sentimientos de miedo, ira y ansiedad sumergen a todos las demás. Es seguro que esta reacción ha sido de gran servicio a la especie humana en los tiempos prehistóricos, en los que casi todo se resolvía a base de fuerza física. Pero hoy en día su utilidad es limitada. La mayoría de los peligros de la vida cotidiana son simbólicos: Un examen, una ruptura amorosa, un empleo difícil o exigente, el paro o los pagos de la hipoteca, todos ellos representan riesgos para la autoestima, los vínculos personales, la seguridad material, pero no para la integridad corporal. En el estado actual de la evolución humana, el cerebro sigue reaccionando como hace un millón de años, lo que demuestra que la evolución biológica es mucho más lenta que la cultural. Aunque los mecanismos biológicos de calma no se pongan en marcha por si solos cuando son necesarios, están disponibles para quien sepa utilizarlos. Su estimulación produce la respuesta de relajación e induce un estado de serenidad, de recuperación de energías y de apertura mental.
 

viernes, 24 de agosto de 2012

AGRADECIDA Y DE VUELTA

Estimados lectores y seguidores:

Después de un tiempo de reflexión vuelvo con energías renovadas y la ilusión de poder compartir con todos ustedes experiencias, conocimientos y toda la información sobre el maltrato psicológico.

Quiero agradecerles sus comentarios y el tiempo que han dedicado a leer mis entradas, después de tanto tiempo sin revisar mi blog y ver el progerso en visitas, comentarios y seguidores, he sentido por un lado, una gran gratitud y por otro un poco de tristeza por no haberlo atendido lo suficiente.

Un gran abrazo para todos.












lunes, 23 de enero de 2012

Antídotos contra los tóxicos

 

Para el psicólogo Juan Cruz hay antídotos para este virus que infecta las mentes de muchas personas que están en contacto con un entorno laboral o afectivo poco saludable:
  • Detectar: Une medida para desintoxicarse es precisamente entrar en contacto con el veneno inoculado por el exterior o por ti mismo. "Hay que detectar la toxicidad para poder salir de ella. No escapar sino nacerle frente. Sólo gracias a esa toma de conciencia como observador externo el lóbulo frontal se activa y genera calma", explica Cruz.
  • Adaptarse: Aunque la situación sea muy tóxica, se pueden desarrollar estrategias para poder adaptarse a ella. Es decir, tenemos la capacidad de aprender a descodificar la misma información de diferente manera.
  • Abstracción: Todos somos libres de 'cerrar la ventana' de nuestra mente al ruido del exterior. Aunque nos bombardee con mensajes letales, tenemos la capacidad de protegernos y cerrar las compuertas de nuestra mente a esa información.
  • Autoestima: Potenciar los recursos que cada uno tiene, realizar actividades que refuercen nuestras aptitudes y habilidades, buscar nuevos entornos más salubres donde se aprecien nuestras cualidades.
  • Relaciones sociales: Cultivar los vínculos afectivos verdaderos y las relaciones sociales basadas en valores. Fomentar la interdependencia y una buena red de amistades.
  • No al victimismo: Abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos sin ofrecer nunca una salida.
  • Solidaridad: Hacer cosas por los demás o implicarse en proyectos solidarios es una buena forma para salir de uno mismo y su propia 'desgracia'. Además, ayudar a otras personas que sufren es bueno para relativizar.
  • Abandonar: En ocasiones, sobre todo cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar las situaciones contaminantes. Pero no es una derrota porque, a veces, para sobrevivir en un entorno tóxico, hay que convertirse en un ser tóxico. Y ese es un precio demasiado alto. Hay momentos en que una retirada a tiempo es una victoria.

(Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/21/noticias/1327167860.html)

domingo, 22 de enero de 2012

Atención, ¿personas tóxicas?

Con el nuevo año vienen los buenos propósitos y uno de ellos suele ser desintoxicarnos de los excesos cometidos en las fiestas navideñas. Pero el cuerpo no sólo puede saturarse de alimentos poco saludables, también la psique puede ser poco a poco envenenada, casi sin darnos cuenta, si estamos expuestos a lo que se conoce como personas 'tóxicas'.
El psicólogo argentino Bernardo Stamateas da algunas pistas para identificarlas en su libro 'Gente tóxica', que ya va por su 12º edición. Según el autor, estos individuos en un principio fingen ser tus amigos y son aparentemente inofensivos. Suelen utilizar sutiles bromas e ironías para minar lentamente tu motivación. Tratan de reducir tu estima y tu valor para que sus figuras aumenten: "Sólo si tu disminuyes él o ella podrá crecer". Por regla general, agigantan tus errores y reducen al máximo tus logros o difunden rumores para acabar con tu reputación. Persiguen un objetivo: conseguir poder y control sobre todo y todos. Son esas personas que piensan que sólo ellos tienen razón y que sólo ellos saben cómo han de hacerse las cosas.

Si esta definición le recuerda a alguien es que ha estado en contacto con un persona tóxica. Al igual que los agentes peligrosos, este tipo de individuos son altamente nocivos ya que, según Stamateas, pueden destruir la confianza en uno mismo, alejarnos de nuestros objetivos y hasta arruinar nuestra vida.
"Las personas tóxicas potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y frustraciones. No des crédito a ninguna palabra ni sugerencia que provenga de los tóxicos. No te amarres a quienes no se alegran de tus éxitos", explica Stamateas en 'Gente tóxica'.
Stamateas asegura que se puede y se debe evitar que este tipo de personas tomen el control de nuestras vidas. Primero, identificándolas, y segundo, reforzando la autoestima y adquiriendo estrategias para no caer en sus redes. Pero cuando la situación compromete la salud o la estabilidad emocional, los terapeutas aconsejan alejarse de esas personas o ambientes para evitar convertirnos en uno de ellos.

Un proceso químico

Pero, ¿hay gente 100% tóxica? Para el psicólogo clínico y consultor Juan Cruz, el problema no es tan sencillo. En su opinión, no existen personas tóxicas sino situaciones tóxicas. "En ocasiones son las emociones, como el miedo o la angustia, las que hacen reaccionar al individuo de manera muy negativa", explica.

Cruz apunta que el bombardeo de informaciones negativas sobre la crisis económica está envenenado a la sociedad y elevando la toxicidad del ambiente. A su juicio, el exceso de estímulos negativos está modificando los estados emocionales de las personas y, por tanto, alterando su bioquímica cerebral al producir más adrenalina y cortisol a causa del estrés. "Se generan situaciones de miedo, frustración, ansiedad y en definitiva, un cuadro de estrés que intoxican a la personas a nivel emocional, bioquímico y físico", explica.
De hecho, el neurobiólogo Jorge Colombo, investigador del Conicet, describe este fenómeno que ha bautizado como 'toxicidad social' y que está provocado por el predominio de una sociedad malhumorada, que no puede asimilar ni contrarrestar tantos estímulos negativos.
Cruz no comparte con Stamateas la distinción entre 'tóxicos' e 'inocuos', porque sostiene que todos podemos ser 'venenosos' en algún momento de nuestra vida y que, además, y lo que es más importante, se puede salir de una situación tóxica. "La neuroplasticidad del cerebro permite crear nuevas conexiones neuronales que cambian la forma en la que una persona interpreta la realidad", explica.

Clasificación de gente tóxica

No existe sólo un tipo de persona tóxica. Con el fin de poder reconocerlos y neutralizarlos, Stamateas desarrolla en su libro una lista con las distintas tipologías que adoptan estos seres nocivos. Éstas son algunas de las formas que adoptan:
  • Meteculpas: La culpa es uno de los sentimientos más paralizadores que hay, hace que nos detengamos en la búsqueda de nuestras metas. Este tipo de gente tóxica siempre traslada un mensaje: "No eres lo bastante bueno", "tú me haces ser así" o "me sacas de quicio".
  • Envidioso: Siempre trata de buscar aliados. Hablará con otros para envenenarlos porque su objetivo es boicotear cada uno de tus proyectos. El que calumnia, probablemente, no puede tener el mismo brillo que tú.
  • Descalificador: Su objetivo es controlar nuestra autoestima, hacernos sentir nada ante los demás para que él o ella pueda brillar y ser el centro de atención.
  • Agresivo verbal: Los gritos, las contestaciones agresivas y fuera de lugar son sus armas para hacer a la otra persona sentirse incapaz, débil e insegura. Su objetivo es despertar miedo a su alrededor para ser respetado.
  • El psicópata: Muestran una imagen que no se corresponde con su interior. Son tus 'amigos' mientras les sirves para conseguir sus propósitos. Una vez alcanzados te desechan y te tratan como si no te conocieran. Siempre se ofenden por todo. Hablan mal de todo el mundo. Son resentidos y amargados, y nadie les puede sugerirles nada. Se muestran incapaces de detectar el sufrimiento humano.
  • El chismoso: Hay un aforismo que dice "no todos repiten los chismes que oyen, algunos los mejoran". Este tipo de persona difunde rumores de manera constante para menoscabar tu imagen. Los rumores tienden a simplificarse en una única idea para hacerla asimilable por la masa. Busca notoriedad y hacer aliados.
  • El quejoso: Se lamenta todo el tiempo: "Su discurso le ata más al pasado y a la dificultad". Es dependiente y espera a que el otro resuelva sus problemas. Tiene una mente cerrada, duda de todo y no tienen metas. La diferencia es que son seres tóxicos para sí mismos y para los demás.
(Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/21/noticias/1327167860.html)